INDICIO

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 7/12/2019 12:00:00 a. m.

0

2028

Martín Alarcón recorre una muestra de postales en la galería de exposiciones del AMMA. En la sección ALREDEDORES se detiene ante las gigantografías de un paisaje que le resulta familiar; la antigua estancia de Enrique Larreta:


La escala de la imagen retroiluminada, lo traslada al enclave que a partir de la última década del Siglo XX se convirtió en un desarrollo urbano exclusivo para la burguesía nacional. Recordó la disputa legal por la apropiación de las costas del arroyo que fueron integrados a su campo de golf; en los recientes incendios que atravesaron las rejas perimetrales para derribar árboles y mansiones, en la decadencia y desguace de un territorio arrasado por el poder.


En la siguiente pantalla vuelve a reconocer la misma suave ondulación serrana que rodea al Primer Paredón, el sitio que desde hace semanas lo desvela con la leyenda de “la difunta sin nombre”. Una mano en el hombro lo trae de regreso a la sala y se encuentra con el rostro sonriente de Valeria Granville.

- Te noté muy concentrado en la contemplación de esta postal y eso que no es la más interesante.

- Para la investigación en la que estoy enfrascado, me acaba de sugerir alguna idea.

- Los misterios me apasionan y acá hay uno.

Valeria señaló un facsímil del reverso enmarcado a un costado de la reproducción ampliada junto a la transcripción del manuscrito:



Alta Gracia Feb 5/1914

Estimado Sr Fittipaldi
Aquí me tiene contemplando las bellezas serranas, todos los días me hago 30 o 50 kilómetros en colectivo internándome en las sierras. Tomo apuntes y vuelvo a la noche a Córdoba donde me alojo en una pensión muy buena calle 25 de Mayo 254 sigo comiendo pasto y se me hace agua a la boca al ver los platos de macarrones acá no hay nada para hacer más que aguantar. Saludos a todos del Círculo y espero que ya haber subsanado mi falta.
Así que un cordial saludo a Ud. De su atte &&&&

Si contesta dirija a G. Diagoli 25 de Mayo 254-Córdoba.


- ¿Cuál habrá sido la falta de G. Diagoli y cómo la habrá subsanado? Es algo que nunca lo sabremos, a menos que aparezca otra tarjeta o una carta. 

- Estuve revisando la Colección Altariana…

- ¡La gran donación de mi tía!

- Y descubrí dos versiones de la misma postal pero con diferente epígrafe. ¿Significa algo?

- Depende, los errores eran habituales en algunas ediciones.

- Me refiero al paraje que hoy ya nadie identifica pero que originalmente se llamaba “El Peñón de la Amistad” y…

- Y seguramente diste con aquella que aparece bajo el nombre de “El Peñón de la Despedida”.

- ¡Esa misma!

- Si te confiara que no es un error y que esa postal proviene de una línea de tiempo alterna ¿Me creerías?



FALSÍAS

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 7/10/2019 12:00:00 a. m.

0

2038

El tagaciano revisa cada una de las postales que porta para demarcar el territorio del tiempo y elije la de la Avenida Belgrano:


El presente se encargó de vaciarla de los espectros que todavía cabalgan bajo el follaje de una arboleda inmolada en fogatas y hogares, cuando las cornisas fueron desgranadas a golpes por una modernidad mezquina y avasalladora:


Una vecina barre el polvo de las demoliciones que todavía no se iniciaron, un cachorro se prepara a perseguir con ladridos, los neumáticos que sobre el pavimento consumarán fugas y tragedias accidentales a pesar de las señales luminosas:


Ninguno de esos fantasmas ha tenido a su alcance, una máquina para viajar en el tiempo y sin embargo, quedaron atrapados en la mentira rectangular de una postal que ningún viajero enviará al futuro para resolver la paradoja.

El tagaciano invierte la tarjeta y escribe una advertencia para su aprendiz:

“Desde la prohibición de los saltos temporales, cada cronoviatorem salvado de la destrucción por altarianos y tagacianos, ha sido camuflado con piezas antiguas para confundir el rastreo de los Preceptores del Superestado Global.”

LUSTRAL

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 7/03/2019 12:00:00 a. m.

0

Valeria incorpora a su colección fotográfica dedicada a las mujeres, una serie que le regalara su tía Ariadna sobre viajeras hospedadas en el Sierras junto a sus familias y amistades. Muchas responden al arquetipo femenino burgués de la época: señoras ataviadas a la moda europea, luciendo tocados y sombreros exagerados, siempre en actitudes altaneras pero con un rictus del deber y el parecer anquilosado por sus falsos valores de clase.

Entre la robustez fajada por la moral y la delgadez de una salud resentida pero disimulada con el pudor en salones, galerías y jardines, una imagen la conmueve:


Dos jóvenes jugando en las piedras del Primer Paredón, apenas cubiertas por la morbidez traslúcida de sus enaguas, húmedas por la pureza fría del arroyo, que habrían desatado el escándalo y el deseo en medio del monte salvaje.

Entusiasmada, ingresa a un sitio virtual para coleccionistas con la esperanza de encontrar otras fotos similares, pero una sugerencia al pie de la página, la desvía de su búsqueda y decide investigarla.


El hallazgo la deja sin palabras, el objeto presentado como una pieza remanente de un antiguo teodolito, es en realidad un cronoviatorem por el que ya hay varias pujas a unos 52 minutos del cierra de la subasta.

ENROQUE

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 6/26/2019 12:00:00 a. m.

0

1948

Con una máquina del tiempo podía acceder a los recursos y cómplices necesarios para montar cualquier simulacro. Trazar surcos con falsos indicios que disolverían su presencia en diferentes épocas; sembrar en el futuro semillas de discordia que lo alteraran cuando se volviera presente.

Su olfato recolector le indicó que debía regresar con otra identidad y acceder a fuentes de interés no exploradas por su paciencia, especializada en la cosecha de recompensas invalorables. Revisó aquellas viejas postales conservadas como un recordatorio de cada punto seguro de traslación y se decidió por el que le pareció el más olvidado: la Piedra del Sapo.



No era supersticioso, pero cada vez que se disponía a emprender un salto temporal, buscaba en el reverso, algún indicio escrito que le sirviera de augurio. La primera postal revisada, carecía de mensajes y buscó una más antigua que hubiera sido circulada.



El manuscrito de 1937 no lo defraudó:



Queridas chicas

Después de varios días que nos encontramos
por acá, gozando de estos buenos aires
y con el arreglo de la casa, me fueron pasando los días
siempre para escribirles deseando ésta los encuentre
a todos muy bien son nuestros deseos.
Por aquí llevamos unos días de una temperatura de fuego.
Reciban un fuerte abrazo de mamá y mío.

Carola

Habiendo fraguado su propio sepelio, Mr Manfred Mullog ya estaba en condiciones de abandonar la comodidad de aquel pasado elegido, para aventurarse una vez más en ese futuro que para su origen, también ya era un recuerdo.

AMPOLLA

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 6/21/2019 12:00:00 a. m.

0

1988

No era casual que las últimas imágenes que conservaba -y ya no restituiría a su época- pertenecieran al portal donde pensaba ocultar el cronoviatorem, que el altariano le había cedido para continuar con su tarea.


Las dispersó entre los libros que pensaba donar a la Biblioteca Popular y aprovechó la distracción colectiva de los festejos del Cuarto Centenario altagraciense, para trasladarse hasta el faro de Myriam Stefford.

Pensó que finalmente dejaría de torturarse con una misión para la que no debió comprometerse jamás y con la que casi pierde la identidad, convirtiéndose en el primer miembro del pasado en participar de una cofradía del futuro a la que nunca pudo asistir.


Como en la foto para la revista Chacra del agricultor en la Estancia Los Cerrillos, cavó un hoyo al pie del olivo, sin saber que en plan de ocultar un tesoro, encontraría otro. La estocada de la pala quedó frenada por algún obstáculo en el sustrato, que resultó ser un cofre embozado por la corrosión. Logró abrirlo con cierta dificultad, pensando que mejoraría el escondite para su dispositivo, pero el contenido lo dejó al borde de la desesperación.

En el horizonte, la medianoche floreció de bengalas que rivalizaron en destellos con las joyas atrapadas en un fanal de cristal, de aquella falsa actriz que había aprendido a volar con la Cruz del Sur en su mano, convertida en un diamante de 45 kilates.

TIEMPOS

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 6/19/2019 12:00:00 a. m.

0

1968

Nadie detectó que se había alejado de la cocina con los bolsillos rellenos de ciruelas pasas y la curiosidad inaugurada desde que había aprendido a caminar. Fue directo a la sala donde los muebles de madera oscura, apenas atisbados en la visita anterior, lo aguardaban con los cajones cargados de maravillas.

Tropezó con la alfombra de arabescos rojos y azules pero no cedió al llanto porque sobre una mesita con tapa de mármol negro, una bandeja de plata le ofrecía algunas tarjetas con paisajes. La novedad le había ganado al susto.



Una de ellas presentaba garabatos de tinta que todavía no podía comprender y la dejó caer apenas escuchó unos pasos que se aproximaban. Se ocultó tras la rúbrica de haya de una mecedora y a través del esterillado del respaldo, espió cómo su abuela postiza lo miraba sonriente.

- What are yo doing Darling?

Salió de su escondite y estiró los brazos hacia la abuela inglesa que no era la suya, pero por la que sentía tanto cariño como la que compartía su sangre.

- Así que te gustan las postales… Ya aprenderás a escribirlas, son ventanitas de belleza, amor y tiempo que envío a mis hijas que viven en Buenos Aires.

- Quero na…

- Entonces, ¿Se te antoja una manzana?

Walterio asintió con la cabeza, parpadeando unas largas pestañas, sobre el asombro de sus ojos infantiles.

LEGAJOS

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 6/14/2019 12:00:00 a. m.

0

2028

Sentado ante una terminal informática del AMMA (Archivo Municipal de la Memoria Altagraciense), Martín Alarcón se dispone a revisar la Colección Altariana, con la premisa de hallar indicios que corroboren una extraña nota policial publicada en el diario Los Principios durante la primera década del siglo XX.

Se decide por las postales del Sierras Hotel circuladas a partir de 1908, especulando que algún huésped registrara sus impresiones sobre un hecho que debió quebrar su apacible estadía en la Villa.



Querido Hermano
todos los buenos augurios
que me deseaste a mí,
son los mismos para ti.
Que Dios te bendiga
conjuntamente con los
otros cadetes y felicidades
con todo el corazón.

Rubén F. Rodriguez

Cansado de leer saludos formales y entusiastas descripciones de paseos y reuniones sociales, cambia el rumbo explorando imágenes de los alrededores del Primer Paredón. Dos carpetas lo alertan con nombres similares:

PEÑÓN DE LA AMISTAD.
PEÑÓN DE LA DESPEDIDA.

La primera alberga un buen número de vistas del sitio natural cuyo interés turístico desapareció, con el paso de los años, bajo la sombra rala de los espinillos.

La segunda, apenas contiene una tarjeta cuya imagen es idéntica a otras ya consultadas en la carpeta anterior pero con el epígrafe cambiado.



Afortunadamente, presenta un manuscrito interesante:


2-3-920
Querida amiga:

¡Acabo de encontrarla en esta postal!
Y recordé aquel picnic que tantas veces comentó,
cuando alguien en el hotel narró la historia que a usted
tanto la conmoviera sobre la difunta sin nombre.
Regreso a mediados de mayo.

Le saluda desde estos bellos paisajes, Delfina.

Sra Margarita Alvear Ayacucho 1402 Capital

Martín Alarcón transfirió una copia del documento a su AVP (Ático Virtual Privado). La mención de “la difunta sin nombre” lo alentaba a continuar investigando aquel suceso extraviado en los espinales del tiempo.

UCRONÍA

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 6/12/2019 12:00:00 a. m.

0

1918

Se miró al espejo oval con cierta timidez, la estadía de tres meses en Córdoba había encendido sus mejillas con un tono saludable que los ociosos salones de La Recoleta, le habían arrebatado entre recepciones protocolares y té canastas. Se acomodó el sombrero para que las alas pendularan sobre sus hombros, destacando las camelias y ornamentos de gasa y pensó que aquel paseo final la llenaría de zozobra ante el regreso.

Su esposo la aguardaba en la terraza, junto a otros huéspedes que ya habían abordado los carruajes dispuestos para la travesía. Los cocheros anunciaron que tomarían el té al pie del cerro que había originado una leyenda:


La comitiva tomó rumbo oeste y cruzó el arroyo buscando el Primer Paredón. Al llegar al sitio, algunas mesas y sillas plegables los esperaban para compartir una merienda previa a la fotografía grupal. La mujeres tomaron asiento mientras los mucamos del hotel servían infusiones y delicias hojaldradas, los hombres intercambiaban noticias sobre los últimos eventos sucedidos en la universidad mediterránea. Cierta incomodidad se escurría en los gestos ante ese inesperado brote de rebeldía juvenil que buscaba un compromiso institucional más científico y democrático con la sociedad.

El grupo se reunió nuevamente bajo la invitación de ascender al Peñón de la Despedida, ella volvió a acomodarse el sombrero y preguntó a una compañera de viaje si conocía el mito que hiciera famoso a ese paraje. La señora le respondió que una década atrás, una joven habría terminado con su vida sin dejar rastros sobre su origen y que desde entonces, el lugar había cambiado de nombre.

- Antes se llamaba “El Peñón de la Amistad”, pero los viajeros comenzaron a nombrarlo como lo conocemos ahora.

El fotógrafo dio las directivas para que los huéspedes del Sierras Hotel, posaran inmóviles antes de ser convertidos en una postal que atravesaría el tiempo con un nuevo enigma a resolver:



CAZADOR

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 6/05/2019 12:00:00 a. m.

0

2018

Continuó acelerando por la recta y al llegar a una curva pudo presentir el faro abandonado entre las sombras de la madrugada y los destellos anaranjados de la autovía. Desvió la mirada hacia el parasol plegado donde guardaba la postal que su abuelo le había confiado con un secreto:


Del otro lado de la tarjeta, el recorte de una fotografía pegada junto al nombre de una constelación, le proponían la resolución de una leyenda: el destino del diamante más famoso del hemisferio.


Sigilosamente tomó por la colectora y estacionó en la banquina abandonada de la antigua ruta. Esperó unos minutos, comprobando que el paraje se encontrara completamente desierto y descendió de su camioneta con algunas herramientas al hombro.

No sería otro aventurero clandestino más, él tenía un dato preciso heredado por el padre de su padre y sabía cómo y dónde dirigirse sin dejar rastros de un vandalismo innecesario como el perpetrado por sus antecesores en el sepulcro profanado.

Quedó a espaldas del vertical mausoleo y localizó el olivo cuyas ramas no alcanzaban a proteger el sitio en el que se encontraba enterrada la urna funeraria de Raúl Baron Biza. Hundió la pala en el suelo estéril y cavó hasta que el cansancio y el resplandor del naciente lo alertaran del riesgo al que se estaba exponiendo. Un camión que se aproximaba por la nueva traza de la ruta, ahogó el ruido metálico de su último golpe en seco y por fin pudo identificar la tapa corroída de un cofre.

Con mucha dificultad lo abrió y el contenido lo dejó decepcionado. No se trataba del fanal de cristal sellado al vacío con las joyas de Myriam Stefford, entre las que supuestamente hallaría el mítico diamante “Cruz del Sur”, en su lugar extrajo lo que parecía ser un artefacto de medición, similar al componente de un antiguo teodolito. Decepcionado, disimuló las huellas del saqueo y regresó a su casa sin saber que había desenterrado el cronoviatorem oculto en el pasado por aquel altariano disidente.

ODISEAS

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 5/29/2019 12:00:00 a. m.

0

2088


“La muerte es la abolición del tiempo”, decía mi tía Ariadna mientras hojeaba un libro de cuentos infantiles que no me leería, abandonándolo despectivamente sobre una repisa del dormitorio.

Prefería buscar uno de sus preciosos ficheros de cartón estampado con relojes, sentarse al borde de mi cama, abrirlo y sacar una postal antigua al azar:


Con una lupa rectangular, me invitaba a descubrir detalles en cada cuadrante de la imagen: nidos y pájaros entre el follaje, veletas señalando la dirección del viento, el hambre disimulado tras la farsa pintoresca de las alforjas o los manojos de peperina marchita. Luego me leía el retiro y proponía que juntas imagináramos cómo habría sido la vida de remitentes y destinatarios:



Sr. Pedro Baseya
Luca 1542
Capital F.
Buenos Aires


Alta Gracia, diciembre 3 de 1941
Querido Abuelo:

Te envío ésta postal con la
cual van impresos mis recuerdos
Y mi cariño.

Dorita.

Acabo de cumplir 88 años y provengo de una generación que nunca envió una postal, así que jamás recibiré una de mis nietos. Por eso, un manojo de tarjetas, papeles manuscritos, árboles genealógicos y pequeños recuerdos, los aguardará desde el futuro en cada una de estas tres cajas forradas con papel estampado de relojes, para continuar el linaje de esta altaciana que aprendió a viajar por la memoria del tiempo, aboliendo la muerte.

Del Diario de Valeria Granville.

2019

Posted by Walterio | Posted in | Posted on 5/29/2019 12:00:00 a. m.

0