CANTERA

Posted by Walterio | Posted in , , , , , | Posted on 8/11/2010 12:00:00 a. m.

6

.
Mayo de 1912
Para los turistas, el paisaje permanece intacto como en tiempo de los comechingones, solo unos pocos reparan en las pircas y alambrados que reticulan las laderas o los estallidos que aquí y allá lastiman los cerros para sacar a luz sus riquezas escondidas.
Crónicas de un altariano.
Empresa F.C.C.A. - La Cantera - Alta Gracia (Prov. de Córdoba).

.6-5-1912
Doctor
Victor R. Pesenti
Rosario
Querido Victor
Anoche quedamos
muy tristes extrañándolos
y recordando el lindo
paseo que nos hiciste dar,
deseo te encuentres
buenos y con recuerdos
de Mamá, Paco y María Amalia,
recibe los cariños
de tu hermana
que te quiere.
Argentina.
.
Mi abuelo era apenas un niño de tres años cuando esta postal llegaba a Rosario mostrando el corazón de piedra de Alta Gracia, herido por el ferrocarril. Le faltaban muchas siestas para aquella de 1972, en que dispuso sus herramientas ante mis ojos, improvisando una ceremonia. Primero extendió una arpillera sobre el piso y acomodó una silla petisa frente a su tijera montada en la horqueta invertida de lo que fuera un arbol del monte. A ambos lados del trono, bolsas llenas del traslúcido tesoro se abrieron ante sus manos y la fractal belleza de los arcoiris contenidos en las hojuelas de mica, comenzó a sacrificarse entre las cuchillas afiladas. Nunca comprendí el misterioso destino poligonal de las placas que según decía, servían para hacer resistencias y aisladores, pero mientras las recortaba me hablaba de cuarzos y berilos, de minas y cuevas en las sierras hasta donde a veces se fugaba por semanas para regresar con muestras maravillosas de ónix y piezas de charqui que él mismo preparaba...
Cuando hoy veo el pecho abierto de la cantera El Cerro, sin su corazón de caliza, siento que al paisaje de Paravachasca le duelen cicatrices minerales, que los turistas, apenas comprenden.
.

Comments (6)

Gracias Walter por tan lindo recuerdo. Cuando era aún una niña , y sin saber de mi destino de geóloga (aunque quizás en mi inconciente ya se perfilaba), solía ayudar a una amiga de mamá que visitaba con frecuencia y, como si fuera un juego, deshojar las láminas de mica que ella, como tantas mujeres, separaban para ser vendidas y utilizadas en las famosas resistencias. Cuan más grandes era las hojas separadas mejor era su precio.
Cariños.

Es increible como tu blog me hace viajar en el tiempo.
No dejo de asombrarme cada vez que veo una de estas postales. Que busqueda incansable...Merci bien.

... Y felicitaciones de nuevo !

Un abrazazo desde el norte.

SERGIO

Nora: A mi la mica me desconcertaba, las hojas más finas parecen de celofán, se puede cortar con tijera, es medio transparente, brilla, se vuelve tornasolada...

Sergio: Ya no se si las busco o me encuentran.

Cuánto hace que no veo un trozo de mica. Es cierto eran tiempos en que creo suponer, no había casa que no tuviera a manera de recuerdo un trozo de ella.
Pasar por la cantera, es una sensación extraña de olvido y recuerdo gritando al cielo.

Nélida: Antes era algo muy común encontrarse una roquita con mica.
La cantera El Cerro, hoy da pena.