INCURIA

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 11/09/2018 12:00:00 a. m.

0

1958

Tras infiltrar la fotopostal del calicanto en la correspondencia de Ariadna, el otro altariano retorna al presente de su infancia, con la esperanza de interceptarse y convencerse de no asumir la soledad de los viajeros para iniciar una línea temporal diferente.

Lleva en su libreta de notas, una tarjeta en la que aparece el banco donde conoció a su mentor y piensa que sobre ese mismo asiento que está ocupando, se superponen simultáneamente sus versiones del pasado y del futuro como las capas de luz y fluidos químicos que imprimieron aquellos instantes en cada fotografía tomada desde la misma baldosa de la Plaza Solares:



La cuarta dimensión se rinde ante la altura y la longitud del claroscuro, multiplicando las ausencias en infinitas posibilidades. ¿Por qué debía ser un de-coleccionista si nunca se había interesado en recopilar nada? ¿Para qué asumió una responsabilidad tan ajena a su momento histórico?
Mientras se aguarda, juega negligentemente con los cristales de su cronoviatorem hasta que una mano en el hombro lo regresa a la conciencia de la mañana:

- No es conveniente manipular un dispositivo de traslación sin estar atento.

- ¿Qué dice?

- Tampoco es aconsejable auto interpelarse en el pasado.

- ¿Quién es usted? ¿De dónde viene?

- Los viajeros del tiempo carecemos de nombre, solo pertenecemos a cofradías diferentes. Soy un tagaciano.

- ¿Un qué?

- Posiblemente tu mentor nunca hablara de nosotros, pues para los altarianos, simplemente fuimos compiladores de sombras que nos perdimos en el pasado.

- Quisiera volver a mi presente y quedarme en él, quisiera desligarme de este aparato…

- Muchos envidiarían tu posición, eres el primer y único sucesor de un altariano que no proviene del futuro.

- No entiendo por qué me eligió.

- Porque nunca dejas de cuestionarte ¿Tienes idea de cómo llegó el cronoviatorem a tus manos?

- Me lo entregó el altariano antes de partir.

- Pero no es el suyo, porque sin un dispositivo de traslación no habría podido regresar al futuro.

- Lo sé, era el de su hija.

El tagaciano busca en su morral un par de fotografías de la joven evocada y se las pasa al otro altariano:


- Aquí la tienes en el doble portal temporal del Primer Paredón, poco tiempo antes de caer desde el peñón.

El otro altariano se queda contemplando las imágenes sin entender demasiado, el tagaciano sentencia.

- Casi pudo reunir los hemisferios separados de altarianos y tagacianos. Las dudas que hoy te acechan, continúan su propósito: encastrar la memoria idealizada con los hechos reales de una ciudad.

- Sacrifiqué mi presente por convivir con mi futuro.

- Entonces, busca a un discípulo, enséñale lo que aprendiste y funda un nuevo linaje que reconcilie la nostalgia.