UCRONÍA

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 6/12/2019 12:00:00 a. m.

0

1918

Se miró al espejo oval con cierta timidez, la estadía de tres meses en Córdoba había encendido sus mejillas con un tono saludable que los ociosos salones de La Recoleta, le habían arrebatado entre recepciones protocolares y té canastas. Se acomodó el sombrero para que las alas pendularan sobre sus hombros, destacando las camelias y ornamentos de gasa y pensó que aquel paseo final la llenaría de zozobra ante el regreso.

Su esposo la aguardaba en la terraza, junto a otros huéspedes que ya habían abordado los carruajes dispuestos para la travesía. Los cocheros anunciaron que tomarían el té al pie del cerro que había originado una leyenda:


La comitiva tomó rumbo oeste y cruzó el arroyo buscando el Primer Paredón. Al llegar al sitio, algunas mesas y sillas plegables los esperaban para compartir una merienda previa a la fotografía grupal. La mujeres tomaron asiento mientras los mucamos del hotel servían infusiones y delicias hojaldradas, los hombres intercambiaban noticias sobre los últimos eventos sucedidos en la universidad mediterránea. Cierta incomodidad se escurría en los gestos ante ese inesperado brote de rebeldía juvenil que buscaba un compromiso institucional más científico y democrático con la sociedad.

El grupo se reunió nuevamente bajo la invitación de ascender al Peñón de la Despedida, ella volvió a acomodarse el sombrero y preguntó a una compañera de viaje si conocía el mito que hiciera famoso a ese paraje. La señora le respondió que una década atrás, una joven habría terminado con su vida sin dejar rastros sobre su origen y que desde entonces, el lugar había cambiado de nombre.

- Antes se llamaba “El Peñón de la Amistad”, pero los viajeros comenzaron a nombrarlo como lo conocemos ahora.

El fotógrafo dio las directivas para que los huéspedes del Sierras Hotel, posaran inmóviles antes de ser convertidos en una postal que atravesaría el tiempo con un nuevo enigma a resolver: