ESPERAS

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 8/26/2012 12:00:00 a. m.

4

Una criada que se asoma a la puerta de la casa Cafferata con una sombrilla y espera…
 

 Un serrano que carga las alforjas de su caballo a la sombra de un árbol y espera…
 

 Un sacristán que perfuma con incienso la oscura profundidad de la iglesia y espera…
 

 
Una postal postergando el regreso y enviada a una madre que espera…


 Amalia Mendizabal
 
 
Querida mama
Deseando que al rrecivo de la
presente ce encuentre bien en
companía de toda ay, nosotras
iremos a fines de mes, aquí
ase unos días de mucha calor. Llome siento con
mucho apetito. A Benita todo les poco para comer.
Recuerdos mios de Benita
A todas ay iustes
Reciba muchos besos de sus ijas


DELFINA

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 8/19/2012 12:00:00 a. m.

10

En los diarios de Delfina Bunge, hallamos el relato de una visita a la morada jesuítica en 1909:
 

“Otra tarde vamos con Octavio a visitar el convento que está en poder de los Lozada desde Liniers. Nos recibe una viejita de negro. Con ella recorremos los claustros espaciosos y desiertos, de ladrillos desiguales. Nuestras pisadas y nuestras voces resuenan extrañamente allí. Es un crepúsculo sin colores esta vez. Visitamos la sala donde se reunían los Padres, los cuartos desnudos y grandes con una sola y pequeña ventana enrejada y los techos abovedados. Está oscuro y Octavio enciende un fosforito para ver en dónde ponemos los pies. Subimos una escalerita de piedra y caminamos por los tejados del convento y la de la iglesia. La vista es bella: por un lado la pampa y por el otro las sierras… A Julia todo esto le inspira pavor; no quisiera por nada vivir allí. Octavio, en cambio, repite mil veces que si pudiera lo compraba todo. Yo le contesto: “Pero nunca sería para ti como para mí… tendría para ti poesía; pero no la que tiene para mí… ¿qué significarán para ti los claustros donde se paseaba la vida religiosa, y qué la iglesia?”
Cuando salimos de esa excursión nos acercamos al tajamar. No había colores ninguno. Sobre un cielo pálido, con el último recuerdo del día, se destacaban las sierras como si fueran negras. Todo era color sombra, hasta el hotel blanco al pie de las sierras, también sobre el tajamar. No gritaban ni tordos ni gallaretas. El agua estaba igualmente en sombras: mitad negras y la otra mitad más claras, color acero. Cruzaba silenciosamente un bote con dos remeros; y había en lo alto de las sierras sombrías una estrellita.”
 

De Delfina Bunge, Diarios íntimos de una época brillante por Lucía Galvez

SERRANO

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 8/12/2012 12:00:00 a. m.

8

Entre los cerros de La Paisanita, Federico y Garda Marcus se convirtieron en los anfitriones de uno de los hoteles en mayor contacto con la naturaleza.
. 
 

Al borde del río Anisacate, el descanso de los viajeros dependió del rumor de sus aguas, de los platos caseros, del silencio y los pájaros en el monte circundante.
 
.
Años más tarde Carlos García y sus hijos: Jorge y Carlos Danilo, continuarían aquella tradición hospitalaria frente al famoso hongo y a pesar de las crecientes estivales.


(El exhibidor señala una postal faltante en esta colección)
 

Este Rincón Serrano, hospedaría a los protagonistas y al cineasta durante la filmación de  Nazareno Cruz y El Lobo para que Alta Gracia tuviera una leyenda de celuloide.

ENFERMA

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 8/05/2012 12:00:00 a. m.

8


Una tarde invernal de 1940

“Todavía puedo beber de este arroyo sin temor a pasar una mala noche, no es poco en tiempos en que el aire de las ciudades sigue traicionando la confianza en el progreso que irremediablemente ordena una pausa para aspirar el aroma de las serranías.”
Crónicas de un altariano.

ALTA GRACIA LOS FILTROS


15-1-41..
Córdoba
Sra..........................
Roberta P. de Cosla
Paraguay 630
Capital

Querida Roberta:
Deseando te encuentres
ya bien de tu mal
recibe un saludo
y abrazo desde estos
lindos lugares para ti y los tuyos de
Celia y compañía

Que las postales llevaron y trajeron noticas sobre la salud de sus destinatarios, no es ninguna rareza, lo curioso es que el paisaje que ellas preservaron aún no había enfermado…