OQUEDAD

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 10/30/2018 12:00:00 a. m.

0

“El Profesor Ósman Iglesias Goliardo, presidente de la Sociedad Dieltológica y el Licenciado Adriano Pezzoni, titular del Centro Filatélico, invitan a usted el próximo 15 de octubre a las 18.00 hs. a la conferencia de prensa que se realizará en el Sierras Hotel con el fin de anunciar un descubrimiento histórico de trascendencia para la ciudad de Alta Gracia.”

El texto había sido impreso en el reverso de una reproducción coloreada que mostraba un fragmento del tajamar, previo al parapeto agregado por cuestiones de seguridad sobre el calicanto jesuítico:


Más de un asistente intentaba desentrañar la relación entre aquella imagen y lo que aquellos referentes culturales estaban a punto de comunicar. Se murmuraron hipótesis sobre el segundo muro del embalse bajo la Calle del Molino y otras estructuras conectadas con la red de acequias, como la hallada en las prospecciones arqueológicas contiguas al edificio municipal. Las expectativas aumentaron cuando los disertantes ingresaron al salón para ocupar su lugar en el estrado.

- Buenas tardes.

- Muchas gracias por venir.

- La historia se abre paso entre testimonios orales y materiales. Si no fuera por la memoria transmitida de generación en generación, algunos tesoros que alguna vez consideramos un mito hoy no conformarían el legado de la humanidad.

- Los hemos convocado para ponerle fin a una leyenda, quizás la que más disputas y búsquedas infructuosas ha generado entre los investigadores aficionados.

- Contamos con los documentos necesarios para confirmar que el túnel jesuita existió.

El Licenciado Pezzoni accionó el control remoto del proyector y una secuencia de imágenes del tajamar y de las pircas circundantes fueron apareciendo hasta finalizar en lo que parecía ser el acceso abovedado de un recinto subterráneo:


El murmullo asombrado fue interrumpido por un bosque de manos solicitando el privilegio de la primera respuesta.

- ¿Dónde se encontraba? ¿Hasta dónde llegaba?

- Quizás la pregunta correcta debería ser ¿Dónde se encuentra?

- El Profesor Goliardo tiene razón, creemos que el túnel, cuya longitud todavía es prematuro aventurar, estaría intacto en algunos tramos.

- Identificamos el sitio del acceso pero desconocemos su final.

- Por eso necesitamos realizar una excavación en la explanada del Reloj Público.

- De existir ¿En qué se fundamentan para afirmar que esta construcción todavía se conserva?

- En una página extraviada del testamento de José Manuel Solares que quizás perteneciera a una versión previa, no la que oficialmente se conoce.

- En dicho documento se puede leer un artículo que ordena tapiar el acceso del túnel del tajamar.

- Pero si esa voluntad fue cumplida ¿De dónde salió esa foto antigua?

- A principios del siglo XX, el tajamar se des…

Una carcajada resonó desde el fondo del auditorio, los presentadores se miraron sin poder continuar. Valeria Granville completó la frase truncada:

- El tajamar se desbordó como resultado de una temporada de lluvias inusuales y habría descalzado el muro de cierre, dejando el arco a la vista.

- Eh… lo que dice… la joven es exacto.

- ¡GOLIARDO! USTED COMO PROFESOR ES UN CA-CHI-VA-CHE!  





TRUENOS

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 10/23/2018 12:00:00 a. m.

0

1908

A la joven le gustaba aquel promontorio quizás por los mismos motivos por los que su padre lo detestaba: la altura y la dualidad.
Para ella el vértigo era un atavismo, el pretexto humano para negarse a aceptar su escala ante la naturaleza y la doble entrada de peñón junto al arco, un símbolo del nacimiento y de la muerte.

Su uso como portal temporal, era evitado por los viajeros debido al riesgo de enfrentar a un Preceptor del Superestado Global durante el salto, pero a pesar de las advertencias, ella lo seguía frecuentando. Desde ahí contemplaba el atardecer desangrándose en el arroyo, cada vez que discutía con el altariano sobre qué piezas documentales regresar al pasado pues prefería continuar preservando la colección familiar en la clandestinidad.


Aun así, ocultaba entre sus pertenencias las pocas imágenes del sitio y a veces releía los breves mensajes que otros visitantes habían escrito en el reverso para sus parientes y conocidos:


“Alta Gracia Enero 22/1932

Rafaela desde estos lugares le
envío mis saludos y aprecios a usted
su esposo y los nenes

Maria A. Scaduto.”

Sin advertir una presencia que la acechaba, se imaginaba enviando saludos al pasado. No tuvo los reflejos para ajustar su cronoviatorem, asustada trastabilló entre las rocas y se desbarrancó sobre los tuscales cargados de flores en la ladera del cerro.

El Preceptor se paró al borde del peñón, horrorizado ante la situación y decidió regresar a su presente. No se le permitía interceptar a los viajeros del tiempo proscriptos, sino que debía abducirlos para su enjuiciamiento y posterior incineración.

Una tormenta canceló el crepúsculo, el altariano descubrió a su hija entre pompones amarillos salpicados de sangre y un trueno se le atravesó en la garganta mientras los relámpagos inauguraban el llanto primaveral. Había perdido a su futuro, por enésima vez.


SAGACES

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 10/19/2018 12:00:00 a. m.

0

Para Mr Manfred Mullog, el local había tenido una concurrencia notable por ser jueves. Decidido a cerrarlo media hora antes, se abstuvo al ver un hombre elegante detenido ante la puerta de cristal.

Lo hizo pasar presintiendo una curiosa familiaridad con el desconocido, que no tardó en demostrar su interés temático:

- Quisiera ver todo el material disponible sobre el SierraHotel de Alta Gracia.

- ¿Sabe usted que MIS PRECIOS…?

- ¿Es necesario que me lo advierta? Sus PRECIOS… -impostó la voz- “son los más acomodados en el mercado del coleccionismo”. Odio el regateo.

- Muy bien, algo debe estar pasando ante este renovado interés por esa villa serrana.

- Sí, estoy al tanto.

Mr Mullog le alcanzó una caja con sobres de acetato, la primera postal desplegaba el horizontal esplendor del edificio encallado en una loma:


- Si Agatha Christie lo hubiera conocido, quizás habría escrito una novela titulada: “Crimen en el Sierras Hotel”.

Mr Mullog, comenzó a inquietarse, su ritmo cardíaco se aceleró de manera repentina.

- Un hermoso edificio que merecía un destino mejor.

- Honestamente no he tenido la oportunidad de conocerlo.

El hombre elegante introdujo la mano derecha en su chaleco y extrajo una fotografía antigua que puso al alcance de la sorpresa de Mr Manfred Mullog.

- ¡Qué extraño! En esta tarjeta de 1930 usted aparece junto a dos damas en la terraza del establecimiento.


Mr Mullog palideció sin poder disimular su incomodidad pero intentando una explicación razonable.

- El pasado suele hacernos jugarretas bastante extrañas…

- Mr Mullog, no es preciso que finja ante mí, usted es un saqueador temporal que llegó del futuro y se quedó habitando clandestinamente este presente.

- Voy a pedirle que se retire.

- No está en posición de solicitarme nada, si quisiera podría entregarlo ya mismo ante un Preceptor, pero elegirá seguir viviendo sin sobresaltos ¿verdad?

- ¿Qué desea?

- Necesito algunos documentos apócrifos.

- Falsificarlos no es una tarea simple.

- Usted es un excelente gestor, aproveche los contactos que tiene dispersos en el pasado: calígrafos, impresores, fotógrafos pioneros del trucaje, dibujantes, editores…

- ¿Cómo es que sabe tanto de mí?

- Porque soy un tagaciano.

INGENIO

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 10/16/2018 12:00:00 a. m.

0

- Alumna Granville… ¿Pudo conseguir más documentos para fundamentar su investigación?

- Sí profesor, voy a mostrarle esta imagen del tajamar.

Goliardo miró la postal ofrecida por Valeria, pero al comprobar que se trataba de una vista que no aportaba nada nuevo para develar el secreto oculto en el calicanto jesuítico, le restó importancia.


- Decepcionante

- Espere un momento, tengo un testimonio oral que ayudará bastante.

La alumna sacó de su mochila un vetusto grabador de periodista y lo encendió. Observó cómo la curiosidad del docente se transformaba en asombro y tan rápido como pudo, desdibujó una sonrisa para evitar que cayera en desconfianza:

“…al tata de mi tata lo conchabaron pa’ levantar pirca en la estancia, se floreaba mentando que había tapiao la salamanca pa’ que Mandinga no trujera embeleco pa’ la sierra. Contaba cien pasos al poniente’e la tranquera que acorralaba cuaresmíos con una piedra grande, hasta’l arco petiso en la represa…”

- ¿Cómo halló este material?

- Mi abuelo era viajero en el tiempo…

- ¿Perdón?

- Mi abuelo era Juez de Paz en un tiempo en que todo viajaba más lento. Se interesaba en la vida de los serranos, grababa sus recuerdos, acopiaba papeles y fotografías. Cuando se jubiló comenzó a escribir un libro de memorias que no pudo concluir.

- Interesante, pero lamentablemente las fuentes continúan siendo insuficientes para aseverar que el túnel jesuítico realmente existió.

- Quizás esta fotocopia sume un dato más.


El profesor Goliardo no pudo disimular su entusiasmo ante la evidencia que Valeria le alcanzaba, podía ver una referencia precisa a lo dicho por aquel viejo serrano. Tanto la página extraviada del testamento de Solares como la grabación y las imágenes rescatadas triangulaban a la perfección el sitio que prometía el hallazgo arqueológico más impactante en la provincia de Córdoba.

De todas maneras alumna Granville, el tema es muy complejo y exigiría recursos que exceden al ámbito académico de una escuela privada. Sin una investigación de campo, el trabajo quedaría ensombrecido por la leyenda y no quisiera exponerla al ridículo en la Olimpíada de Historia.

- Pero… yo me había entusiasmado mucho con el túnel.

- Lo siento, pero deberá intentarlo con algo más a su alcance ¿Qué le parece si se olvida de los misterios jesuitas y realiza una monografía sobre el Sierras Hotel? La pondré en contacto con el Licenciado Adriano Pezzoni, un especialista a punto de editar una publicación titulada “Una Epopeya Turística en las Sierras”.

- Como usted quiera profesor…

Valeria se retiró de la biblioteca escolar elevando sarcásticamente una ceja y conteniendo la risa mientras silabeaba la palabra “cachivache”.  

HUÉSPED

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 10/12/2018 12:00:00 a. m.

0

- A él nunca le gustó hablar de esa época, pero por entonces yo era joven y perseverante.

El otro altariano vertió más vino sobre la copa recién vaciada del invitado, le parecía increíble que tras una larga vida de desencuentros estuviera sentado a su mesa.  

- Quizás fuera su último secreto, la manera de cederme definitivamente el segundo cronoviatorem.

Dejó la botella de cristal facetado y se dirigió al mueble trinchante donde reposaba la documentación preparada para el tagaciano, la abrió y se la ofreció:

- Esto es parte de su legado, los portales de la región convertidos en postales.

- En este folio parece faltar una…

- La correspondiente al “Peñón de la Amistad”. Aquí la tiene, la rescaté en un puesto de San Telmo.




“17/3/926
19/3/926

San José

Para mi querido Papá
Augurios de felicidad
y bienestar en el día de tu Santo y que el
glorioso San José siga mis ruegos para ti,
que sigas siendo siempre un gran Papito
como hasta ahora, y que se vean
realizados todos tus sanos deseos. Un abrazo de
Tu Haydeé”

- Resulta irónico que la hayan elegido para celebrar el cumpleaños de un padre.

- Debió ser el paisaje más triste visitado por el altariano.

- Y por eso intentó borrarlo de la memoria…

-…quitándolo del mapa de hitos seguros para la traslación temporal.

- De algún modo lo logró porque somos muy pocos quienes sabemos que el sitio tenía nombre. ¿Por qué decidió recuperarlo?

- Porque su hija también merece ser recordada.

- ¿Se da cuenta que si yo hubiera llegado antes que el preceptor, ahora estaríamos en una línea de tiempo alterna?

- ¿Y quién puede asegurar que no la estamos viviendo?

- Quizás en otra urdimbre histórica, el altariano haya cerrado los ojos antes que ella.



OCULTOS

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 10/09/2018 12:00:00 a. m.

0

1968

“Hoy aprendí a localizar los portales que siempre estuvieron ahí, al alcance de cualquiera que pudiera tener en su bolsillo un cronoviatorem para poder desplazarse al pasado o al futuro. Quizás su singularidad resida en una simple convención: seleccionar coordenadas que permitan garantizar una permanencia a lo largo de los siglos, con el menor número de perturbaciones posibles.
Los edificios históricos, las plazas y algunos hitos naturales como cascadas, peñones, quebradas y cerros suelen ser enclaves apropiados para ajustar los cristales y concretar la traslación desde esos puntos.



Sin embargo, resaltar públicamente una cualidad que se oculta tiene sus desventajas, pues los hitos son frecuentemente visitados por usuarios de relojes comunes y el encuentro súbito con los viajeros del tiempo no es recomendable. Mi tutor asegura que estos accidentes son raros, que la experiencia ganada evadiendo a los Preceptores del Superestado Global, ayuda bastante para anticipar cualquier incómodo enfrentamiento que puede disimularse bajo el protocolo del turismo.



Por eso él me recomienda seleccionar sitios aislados, con poco acceso público, aun cuando su punto de desplazamiento temporal favorito, sea la portada del patio de honor de la morada jesuítica.”

De la libreta de notas de otro altariano.

GALANTE

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 10/05/2018 12:00:00 a. m.

2

Abatida por el resultado de la última subasta, Ariadna revisa su carpeta dedicada al centro histórico de la ciudad. Una por una, las postales de la morada jesuita y del tajamar son escrutadas a través de una lupa en busca de algún indicio sugestivo que pudiera ayudarle a reforzar, la trama que desde hace varias semanas urde con paciencia.


Ninguna le ofrece el testimonio clave y preciso para sostener en el plano real, la leyenda más conocida de Alta Gracia. Tan ensimismada está en sus pensamientos, que casi no escucha el llamado del cartero. Lo atiende, firma la planilla de recepción, lo despide con amabilidad luego de cruzar algunas noticias familiares y abre el sobre con las últimas adquisiciones para su colección. En el lote enviado, aparece aquella magnífica imagen de la pirca ganada por Altariano con el reverso escrito a lápiz:


“Estimada :

Sé cuán importante es para usted esta
tarjeta y para qué la necesita.
Estaré cerca suyo ayudándola a reconstruir
el mosaico desordenado de la historia.

Cordialmente, otro altariano.”

Ariadna piensa en el sujeto que le entregó el libro de Peyret y entiende que no puede tratarse del mismo, entonces sonríe al darse cuenta que ya la secundan dos cómplices para desenmascarar a los relatores oficiales de la nostalgia.

URGENTE

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 10/02/2018 12:00:00 a. m.

0

El Licenciado Pezzoni desgarró el envoltorio de papel madera y de su interior sacó otro sobre de menor tamaño en cuya cubierta estaba inserta una postal con una ilustración artística del Reloj Público. Pensó que el Profesor Goliardo guardaba una obtusa preferencia por los excesos de estilo y el protocolo del misterio. No se equivocó.




Desde una cuartilla manuscrita con elegante cursiva inglesa y acompañada de un origami, su colega de la Cofradía de Coleccionistas, se proponía inocularle una dosis doble del bacilo de la intriga y lo conseguía:

“Estimado Licenciado:

El propósito de la presente es confiarle un hallazgo documental, que atendiendo al recuerdo de aquellas apasionantes tertulias compartidas en nuestra juventud, quizás pueda interesarle por su potencial científico.

En el medio donde desarrollo mi actividad académica, las novedades no son frecuentes, sin embargo, las consignas didácticas a veces deparan sorpresas gratificantes y un simple ensayo sobre el patrimonio cultural local, puede transformarse en la semilla de un posible descubrimiento trascendental.

Se encuentra en mi poder, una postal extremadamente rara cuya calidad fotográfica no es la mejor pero que revela un poco conocido enfoque del tajamar, Puede observarse el tramo del murallón jesuita que fue demolido y la esquina antes de ser rellenada para la construcción del Reloj Público.
Lo que podría interpretarse como una sombra o un error de impresión en la tarjeta, queda esclarecido por un párrafo del documento cuya copia adjunto con esta carta y que se halla debidamente resaltado.

Si le parece bien, lo invito este domingo a tomar un café a mi casa de la calle San Martín 176 .

Lo espera atentamente,

Ósman Iglesias Goliardo.
Profesor de Historia.”

Adriano desplegó el origami del sol que acompañaba la carta y constató que se trataba de un facsímil del Siglo XIX con la firma de Manuel Solares. Lo que leyó en el artículo resaltado lo convirtió en una figura de esteatita:


“35º- Ordeno y mando que las composturas y reparos de la acequia que trae agua al tajamar, como que es en beneficio de todos los vecinos y pobladores de Altagracia, corra de cuenta de éllos este trabajo, cuando sean avisados por el patrón; así lo declaro para que conste.

36º- Ordeno y es mi voluntad que la arcada del túnel del tajamar sea tapiada a cal y canto sin que su puerta sea retirada, que las labores sean realizadas por dos peones contratados fuera de la Villa. Declárolo así para que conste.”..--