OFICIOS

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 6/26/2009 12:00:00 a. m.

6

 
“Era la expresión mínima de un comercio, en aquellos años de 1886. Me parece verlo, con la claridad conque se recuerdan las cosas de los tiempos pasados.
 
Con la estantería desvencijada, con las pilas de merengues; con los chatres; los confites; las tortas dulces; las colaciones y todo lo que el ingenio de las gentes ha inventado para transformar la harina y el azúcar en golosinas y alimentos gratos al paladar.
 
Estaba en la esquina de la plaza Solares y ña Demetria era su dueña y señora.”
 
Alta Gracia – Calle Lozada
(…)
“Los productos del boliche de ña Demetria, eran famosos. Los chatres, envueltos en azúcar, eran preferidos por los muchachos. Las tortas, compañeras indispensables del mate. Ña Demetria hincaba la masa con los dientes del tenedor para que no se solapara. Los merengues, de clara de huevo, tostados al horno, se deshacían entre las manos. Los confites, erizados de puntas, con un clavo de olor o un trozo de nuez en el centro, eran delicados.
 
Las colaciones de masa amarillenta, se enroscaban bajo el vidriado blanco. Los alfajores, las capias, los sorbetes, las jaleas, los arropes, se alineaban en las estanterías.
 
Pero lo mejor era, sin duda, el dulce de leche, especialidad de la casa. Ña Demetria pasaba las horas revolviendo la mezcla de leche con azúcar, para que no se pegara en el fondo de la paila de cobre. Tenía buen cuidado de que la paila no hubiera criado cardenillo, porque sabía que era veneno.”
.
Del libro de Juan F. Cafferata “De la Córdoba de Ayer”..

DEMANDA

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 6/19/2009 12:00:00 a. m.

7

.
.
Finales del otoño:
 
“A veces, mis paseos por los alrededores de Altaria, se extienden más de lo habitual. Recorro ese sendero a la par del arroyo, buscando los paisajes que con gusto cazarían los fotógrafos con sus cíclopes de tres patas, para convertirlos en tarjetas postales. Aparecen los paredones jesuíticos, los morteros horadados por los comechingones, las pircas y alambrados que deslindaron la injusta propiedad de la tierra.
 
Las cabras animan las rocas más desgastadas de los cerros, delatan con sus chapoteos alguna vertiente refrescante y un rancho pinta la estampa costumbrista que el gusto burgués precisa, para contrastar su refinamiento mundano…”
 
Crónicas de un altariano
 
Camino al Tercer Paredón
Alta Gracia (Córdoba)
 
.
Graciela Braune
Vidal 2156
Belgrano
Buenos Aires
 
Alta (G)r(ac)ia 9/5/1912 Esta carta es de Graciela R
Mi querida Adela:
Yo quiero que me contestés
lo más pronto que pocible
yo te he escrito pero voz
no. Yo me voy a enojar
si no me escribes
tarjetas de Buenos Aires. Puede ser
que pronto nos vamos
a ver. Adios Adela de me alma, espero que
me contestes
 
La naturaleza desborda el reverso de una súplica, quién sabe qué postal habrá traído las palabras anheladas.
 
.Boulevard Callao, Buenos Aires.
.

INICIOS

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 6/12/2009 12:00:00 a. m.

2

.
Cientos de personas humildes, caminando desde Córdoba y a través de las décadas han flagelado sus pies, rodillas y espaldas por pagar su promesa en un altar escondido tras los cerros de Alta Gracia:
 
“Iniciaron esta pequeña obra, la señorita Guillermina Achával Rodríguez (ahora señora de Goyena) y la señora Delfina Bunge de Gálvez, recolectando el dinero necesario…”
 
..
“Se eligió un sitio pintoresco que pudiese siquiera lejanamente recordar el lugar elegido por la Santísima Virgen en los Pirineos, un recinto cercado por varios cerros que forman como un pequeño templo natural, a cuyos pies corre un arroyo. La Gruta se abrió en la roca viva, y se tuvo como modelo un facsímil de la Gruta de Lourdes, para copiar sus formas lo más exactamente posible. Dentro de la Gruta se ve un pequeño altar (dibujo del Arquitecto Jorge Bunge), construido con la piedra blanca del lugar y sobre él, un Cristo de Mármol, donación de la señorita Angélica Roca.
 
La Virgen de mármol que ocupa el nicho de la gruta, es obra del escultor Hector Rocha, y fue costeada por las señoras Manuela Villada de Espinosa, Julia Bunge de Uranga, Josefa Bouquet Roldán de Figueroa Alcorta, el señor Manuel Gálvez (hijo), y la señorita Ata González. Una devota costeó el piso de mosaico..."
 
..
“La gruta y la imagen de Nuestra Señora de Lourdes en Alta (G)r(ac)ia, fueron bendecidas el 10 de Setiembre de 1916, por el delegado del Obispo de Córdoba, R.P- Gutiérrez. Fueron los padrinos: el Gobernador de Córdoba, señor Eufrasio S: Loza, el señor Alejandro E. Bunge, el señor Emilio Anchorena, el Intendente Municipal de Alta (G)r(ac)ia, doctor Lucas Córdoba, y el señor Antonio Cigorraga, quien siendo antes Intendente, hizo abrir el camino que lleva a La Gruta. Fueron madrinas, las señoras: Clara Figueroa Alcorta de Tobal, Jacoba Achával Rodríguez de Francini, Luisa de la Quintana de Vernazza, Victoria Caminos de Achával Rodríguez, en representación de Manuela Villada Espinosa y la señorita Ata González…”
.
Reseña extraída de “Historia y Evocación de Alta Gracia”
De Miguel Alfredo Rizutto.
(Ver datos de edición al pie del blog)
.
En la idealizada Altaria, los notables pagaban sus promesas con obras votivas sin imaginar que la pobreza, continuaría desangrando su anonimato sobre las piedras del milagro…
.

VALIJAS

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 6/05/2009 12:00:00 a. m.

6

.
.
Alta (G)r(ac)ia 24. Marzo 1945
..............................................Apreciados hermanos: Por la cantidad de cartas que estan recibiendo ya conocerán el lugar mejor que nosotros, lo único que yo puedo decirles es que esto, es lo mas lindo que existe, de manera que ya pueden preparar las valijas pronto. Hasta luego.
Un abrazo de…. Teresita y Juan
Besitos del nene.
 
 
 Uno de esos atípicos días de junio:
 
“He preparado el equipaje tantas veces, que los bordes de mis valijas se han ido gastando con el paso de los andenes por regresar siempre a los umbrales de esta Villa.
 
En décadas pasadas, Altaria supo de verdaderos tumultos: pasajeros en barricada tras maletas y baúles esperando que el coche del señor Pablo Wuilleumier los llevara hasta el Sierras Hotel; filas con modestos bolsos de mano, aguardando en aquella precaria estación terminal, el ómnibus que los regresara a Córdoba tras la promesa cumplida con la Virgen de La Gruta, fugaces grupos con apenas una cámara de fotos llevándose el alma de las piedras patinadas del tajamar o alguna pluma extraviada de los patos y gallaretas que lo pueblan, pero sin haber doblado entre sus prendas, ni una noche dormida, bajo las estrellas de este cielo…


(A veces sueño que el tajamar se desborda y conquista un horizonte oceánico al que ningún viajero le resultaría indiferente).”
 
Crónicas de un altariano