OMISIÓN

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 11/12/2008 12:00:00 a. m.

18

Desde las cuatro aristas de nuestra torre del tiempo,
cuatro rostros observan el futuro.
 
Alguien cometió la injusticia de un olvido...
 
 
. El jesuita verá abrirse la herida de una cantera que desbastará al cerro
entre truenos y temblores.
 
.
El indio, asistirá a la caída de las ruinas palaciegas en el valle donde nacen sus tormentas.

.
El conquistador, presenciará la esterilización de una plaza
y el gaucho perderá de vista al faro de una aviadora cuando los edificios oculten el horizonte para siempre…
.
Pero ningún negro desde un quinto pedestal atestiguará el triunfo de su sangre en la alegría festiva de los bailes populares.
 
.
 Recién en 1643 en la carta de donación que hace Alonso Nieto de Herrera, quien se había casado con la viuda de Juan Nieto, convirtiéndose posteriormente en propietario de la Estancia, se dice que hay esclavos en las estancias que eran de su posesión. En dicha carta dejaba los bienes a la Compañía de Jesús. Hoy no podemos afirmar aún desde cuándo estaban los esclavos en Alta Gracia, pero si podemos conjeturar que en 1643 ya había esclavos en la futura ciudad del Tajamar.”
.
“Los negros esclavos eran el personal estable de la Estancia -a diferencia de los indios que eran conchabados y cuyo número nunca sobrepasó los 50- y desempeñaron los más diversos trabajos. La mayoría vivía en la Ranchería. Otros vivían en los puestos, muchos de ellos en plena Sierra. Los esclavos fueron el soporte económico de la estancia en los puestos, en los telares del Obraje, en la huerta, en el transporte de las carretas de bueyes que llevaban los productos al Colegio Máximo e incluso a Buenos Aires, fueron además el servicio doméstico. Trabajaron en la herrería, molieron harina, produjeron vino, hicieron charque de fruta, hornearon ladrillos, fabricaron muebles y carretas, construyeron edificios…”
.
(Extraído de “Los Negros esclavos en la historia de Alta Gracia”
por Jeannette C. de la Cerda Donoso y Luis J. Villarroel).

Comments (18)

He venido y he visto.
Vini, vidi, pero sin el vici.
Y no me canso de mirar.
Espero todo siga siendo igual.
Un abrazo fuerte, a vos, Walt.

Nene: Qué alegría verte por acá, extrañaba tus visitas.

Sportivo (Un millón de grones)

Tunga. Tunga. Tunga-tunga. Banda. Escenario. Sonido. En el estómago. Un millón de grones. Dos millones. Tres. Una provincia de grones. Chaveta Stylish. Y entre los grone: cuerpo grone uno y cuerpo grona dos. Abrazo cortito. Él: pelo-corte-cola-de-caballo-en-pleno-siglo-XXI. Habráse visto. Ella: mastica-chicle-y-mira-como-si-fuera-Heidegger. Tiene el vacío en la cara. Habráse visto. Los dos, manitos juntitas. Pasito corto. Uno-dós-uno-dós. Mirando a los costados. Moviendo las cabezas. Apenas quebradita de cadera. Tunga-tunga. Giro. Gran giro. Giro universal. Gira el mundo. Gira dios. Círculo masivo. Todos los círculos del dante en el Dante. Tunga-tunga. Tunga-tunga. Y un ruidito de arrastre. Sssss. Sssss. Miles de piecitos. Girando a contrarreloj. Marea. Cardumen perfecto. El mar lamiendo la playa. Y sin otros tiburones que cuarenta gordos de la Provincial. Tunga-tunga. Tunga-tunga. Fin de la primera selección. Descanso. Música de fondo. Comfort y música para estacionar. Entonces estacionan. Fernéconcoca para él. Poco hielo. Hesperidina para ella. Mucho hielo. Charla. Miremos a los lados. Miremos al resto. Alguien mira a la grona uno. El grone uno mira más feo. Tierra de grones. No te metás, surubí. Esto es baile popular. Quién te registra. Quién te juna. Pirá, pescao. Sube la banda. Marca cuatro. El tunga-tunga se comienza a escuchar. Vamos a la pista. Sale el gordo. El gordo es el espíquer. Grita al micrófono. Sportivo, dice. La masa aulla. Sportivo, vuelve a decir. Y la masa obedece: Sportivo, pide. Sale el negro. El negro es el rey del Sportivo. Caza el micrófono. Sacude la colita de caballo-en-pleno-siglo-XXI. El grone uno mira a la grona dos: igualito a mí, dice. Y sacude también. El negro, el rey del Sportivo, suelta un tres-cuá y ahí vamos. Tunga-tunga con güira. Merengueado. Se acabó el Fernando, dejalo ahí. Se fue la Hespe, dejala ahi. Manito con manito, grone uno y grona dos. A la ronda de la batata. Vamos otra vez. Contrarreloj. Tunga-tunga a morir. Sportivo.



Salút, W.

PD: Estoy coleccionando palabras de verificación que aparecen en los blogs para un cuento. Me apareció "littliti" recién. Si tenés más, guardalas en papelito y mandámelas. Me servirán.

Duermen un sueño,enterrados.
Nosotros transeúntes modernosos
nos impregnamos las plantas de los pies de sueños rotos, cada tanto
respiramos su aire,cuando la noche quieta,
juega con los espíritus favoritos de antaño

Diego: Mirá si habrá habido negros que en el primer censo argentino (1778) de 304 personas que habitaban Alta Gracia 99 eran negros, solo 2 indios, 152 blancos y 51 pardos o mulatos.

Qué buena fiesta que armaste!
(van dos palabrejas: kraker y waymhusi).

Nelida: Si al menos se pudieran rescatar los fragmentos de esos sueños y reconocer su lugar en la historia de la ciudad.

Hacia 1830, en el censo de Baires, el 30% de la poblacion era negra. Y el 20% era portuguesa. Si nos preguntamos de donde bien la "sh" de "shuvia", ahi hay un buen principio. Y si nos pregntamos por quilombo, bombo, malambo y tambo, ahi hay otro mas.

(Y qué decir de los comechingones --alguna vez te contaré una cosa que estabamos haciendo con unos amigos para Rodrigo, aka El Potro, antes de su final carretero. Se iba a llamar algo asi como Planeta Comechingón)

La palabra que me tocó ahora es "dukaymer". Excelente. Parece candidato a la presidencia de EEUU

PD 1: Qué pasó con los negros en Argentina --alguna vez lei que fueron nuestros primeros desaparecidos y puede ser acertado decirlo-- es una obsesion que nunca termino de explorar. Un universo fascinante que necesita de una historia que sea contada. En algo así he andado hace un tiempo. Debiera retomarlo.

PD 2: Hablando de negros y pasado, si alguna vez podés, comprá "La invención de la Argentina - Historia de una idea", de Nicolás Shummway. Para mi gusto, es el mejor libro de historia argentina poues se separa de nuestras tradiciones historiográficas (mitrismo y revisionismo). El solo prólogo es fascinante. Y si mal no recuerdo tiene una referencia a los negros en aquellos primeros años del siglo XIX.

Me fui de largo otra vez. Sorry.

Diego: Intentaré hallar el libro que me sugeriste, creo que alguna vez me lo crucé pero no me detuve a examinarlo.

¿Acaso no se dice por ahí que la campaña del desierto fue la excusa para enviar a nuestros negros al frente?

Recuerdo aquella temporada de Tato Bores en la que preguntaba a otros personajes "¿Qué paso con los negros?".

Pensá en la infantería libertadora de JSM. Era comprensible: liberto con hambre encuentra comida y una vida en el Ejército de Los Andes. No tengo información de la Campaña al Desierto pero creo que llegó tarde. Para entonces debían ser requintos y cada vez menos.

PD: "Painketa", gran palabro.

Es muy razonable!

Mitoxice parece algo para prevenir la pediculosis y putbi... bueno...

No era la Campaña al Desierto, era sí la Guerra de la Triple Alianza (1864–1870) Walterio. Si buscas hay mucha información al respecto, y muchas investigaciones serias.
Te cuento que el Sr. Luis Villarruel de Altaria estaba investigando este mismo tema durante sus últimos días de vida, ¿sabías? Llego a mí una gran caja con manuscritos donde él obviamente ponía énfasis en los uniformes utilizados durante esa guerra, como especialista que era en la materia (te recordás que escribimos con Bel una ponencia sobre sus dibujos de uniformes en las invasiones inglesas.. era tanta la información epistolar que encontramos de ése y otros temas...! Ya se sabe que Luis fue un grande en materia de negros en Altaria...)
Muchos argentinos dan como un hecho que negros, mestizos y mulatos fueran tomados como "carne de cañon" durante la Triple Alianza... pero la historia de la limpieza étnica continúa y no termina allí, eso es segurito. Sarmiento y muchos presidentes posteriores fueron tan culpables como la sociedad y la cultura que los promovió como referentes. Y nunca al revés (eso de cambiar el nombre de las calles como "General Roca" me parece nefasto, eso ya es historia y a debemos aprender de ella... no a taparla)
Con respecto a la presencia de los negros en Altaria, te estás olvidando -Walterio- la hermosa conversación que sostuvimos con una parejita, hace poco: sobre la cantidad de brujos, curanderos y manosantas que hubo y sigue habiendo en Altaria. Que, en Barrio Parque San Juan por ejemplo, se dijo que tras la apertura del popular Santuario del Divino Niño, aminoraron esas conductas. ¿quién diría que no está también ahi la presencia negra?.
Opino que el busto del negro no está en la torre del reloj Público porque sigue caminando entre nosotros, con la gente.
Tan es así que un particular día del mes de febrero, he visto algunas señales de ello sobre las piedras del arroyo Chicamtoltlina. Al mejor estilo umbanda, como una imploración a Iemanja, he podido ver algunos regalos votivos a la diosa del mar: anillos, cadenitas, flores de alegres colores.
Lobo ¿está o no está?

muy bueno lo tuyo me transporta en el tiempo de mi ciudad , muy bueno Merybet

Meribet: Muchas gracias y bienvenida al anticuario!

Restaura el tiempo.
Un silencio de tintas
habla el pasado...

¿y se terminó aquí?
¿que será ahora de "la fragilidad" en el 2009?

Pronto habrá novedades...

NO PORFI NO TE VAYAS LA FRAGILIDAD... NO PUEDE DESAPARECER AHORA QUE LA DESCUBRI.
PASA POR AULAMERIBET
BESOS Y ADELANTE

Meribet: Volveré y seré más "retiros"!
Acepté tu invitación y pasé por tu blog, (parece que compartimos actividades).

Maru: Es cierto! había olvidado la Guerra de la Triple Alianza, esa nefasta contienda que destruyó el incipiente desarrollo de Paraguay.

Cuando decidí abordar el tema de los negros en Alta Gracia, pensé que era un modo de hacer un homenaje a la figura del Sr. Luis Villarroel, otro de los espíritus inquietos que sostienen la inmaterialidad de Altaria.