DELIRIO

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 11/04/2008 12:00:00 a. m.

8

En invierno apenas una hebra de agua que se deshilacha entre las piedras, en verano a veces una serpiente acuática que se retuerce enroscándose a troncos y puentes. Agua serena, agua enojada, que también esconde el argumento para una siesta de cine con panes criollos tostados y manteca…
 
.
 1973
.
De baldosa en baldosa, el rumor fue circulando con ruedas de frascos de penicilina a bordo de nuestros autitos plásticos. En la calle que todavía tenía nombre de reina, las carreras se interrumpieron en el acantilado de un escalón, al ver que la procesión de curiosos rumbo al arroyo cada vez era más intensa.
Algo extraño sucedía en La Bateíta, un balneario más frecuentado por los chicos pobres que vivían en Villa Oviedo y Barrio General Bustos que por los herederos de aquel esplendor turístico de la piscina del Sierras.
Pero nosotros estábamos al medio, entre los críos de alpargatas rotas que nos contagiaban los piojos, los que podíamos jugar con Rasti (pero sin llegar a construir una ciudad entera) y los que tenían el privilegio de conocer el mar y saber que las olas esconden criaturas gigantescas.
Las veredas quedaron desoladas y pronto formamos parte de aquellas columnas de intrigados altarianos que se dirigían a la curva del arroyo protegida por una tipa que era el trampolín de los más audaces.
No había peñasco ni árbol que no estuviera ocupado por un niño, un adulto o una mascota curiosa, ya uno pasaba información de aquel que se encontraba más cercano a la compuerta del pequeño embalse, ya otro comentaba los dichos de un vecino sobre el último avistamiento pero nadie podía decir cómo, ni qué era lo que el balneario ocultaba en la profundidad de sus aguas.
.
- …de la fábrica de hielo.
- Se escaparon por el desagüe…
- Cuando lavaron los cajones de la pescadería…
- Es uno…
- Son dos…
- …pulpitos…
- …eran tan chicos, no se dieron cuenta.
- …y crecieron hasta que alguien los vio.
- Sí, TEN-TÁ-CU-LOS!
.
Uno, dos… pulpos de la pescadería que funcionaba tres cuadras aguas arriba de La Bateíta habían sobrevivido tras haber sido arrojados al arroyo donde vaya a saber cómo se desarrollaron en agua dulce hasta ser dignos protagonistas de una película de clase b.
Estuvimos un rato, nos aburrimos esperando ver un tentáculo con ventosas, así que nos resignamos a aceptar que algunos movimientos en el agua oscurecida por el crepúsculo, eran la prueba que precisábamos para comenzar a transmitir nuestra propia versión sobre el Pulpo Gigante de La Bateíta :
.
.
Supimos que la policía hizo guardia, que los periódicos comentaron la noticia, que por varios veranos nadie se animó a bañar en ese sector del arroyo y que la Municipalidad, en prevención, no colocó la compuerta en aquel diquecito por varias temporadas.
.
(Fragmento de la película de 1955: It Came From Beneath the Sea).

Comments (8)

- ¡Bien! Nos dieron permiso para ir al agua!
- Iuuuuju. Con este calooooor. Yo llevo mi toalla...
- ¡Patriciooo! Venite a "La Bateíta" ¡Y trae la pelotaaaa!
- Ahí va, Maku. ¡Agarrala! [Patea la pelota Patricio, en dirección al arroyo]
- ¡Pero dale, Maku! ¿Qué tenés en las piernas? ¡Salame! Sí, allá.. Está allá, atrás de Nora... Sí, de aquella piedra, che. La grande, Siiií. Ésa, ahí ¿la ves?
- Ahhhhhhhhhh [gritó Mauricio, sin dejarse ver]
- ¡¡¡Maku!!! ¿Que te pasó, salame? Decime... che.
- ¡¡¡Papaaaaá!!! ¡¡¡Mamaaaaaaá!!!! [gritó Norita, entre lágrimas, y mirando a su casa, pero sin abandonar el arroyo]
- ¡Noraaaa! ¡Ayudaaaaaame! ¡Me agarra "el Pulpitoooooo"!
- ¡Ajjjjj! [esta vez Norita sí decide salir del agua, olvidándose de sus sandalias y la toalla en la costa]
- ¡¡¡Jajajaajaj!!! ¡¡¡Jiiiiiiiijjjjiiii!!! [se ríe, Maku] ¡Mirá como salió disparando, la Nora!
- Pero infeliz, nos van a acusar. Y papá y mamá nos van a retar. Nos dejaron salir sin hacer la digestión, che.
- Patricio.. ¡pero ahora el arroyo ahora es todo nuestro!
- ¡...y del "Pulpito"!.

Maru: Si el lago Ness tiene su monstruo... ¿por qué no podíamos tener el nuestro en el arroyo?
Solo que en La Bateíta lo único extraordinario son las anguilas, capaz que algún visitante las confundió con los tentáculos de un cefalópodo.

Los turistas siempre exageran todo.

Me encanta la estética del blog, ya que suena medio mersa, que debería decir algo de la entrada...pero es la verdad, no se encuentra tanta coherencia por ahí.Vamos!
Saludos!

Dina: Muchas Gracias por asomarte a la puerta de este anticuario, los matices del sepia tienen sus virtudes.

Mersa? podría poner antiguo, pretérito y/o conservador... pero cómo va a apelar a mersa?
Mersa es ordinario, es común, sin gusto, ni estética. Hay gente que le falta léxico, sin dudas. Y es ambigua.

Anónimo: Creo que Dina se refería a la extendida costumbre de comentar por comentar sin prestar atención a los contenidos.

Me ha costado enganchar con este txt, W. Volveré "a por otro".

Diego: Cuando quieras!