TRABAJO

Posted by Walterio | Posted in , , , | Posted on 5/01/2010 12:00:00 a. m.

4

.
Para un hombre de oficina, la postal del arroyo habrá sido una ventana al urbano deseo de conquistar la libertad. Cambiar sellos y mimeógrafos por pequeñas piedras arrojadas al agua; solemnes cartas comerciales por hojas de plátano manuscritas por el otoño.

.
.
Señor Antonio Colombo
Buenos Aires.
 
8 de julio 26 Alta Gracia
 
Querido Antonio
deseo mandarle
a Ud. y a los demás
Compañeros de trabajo
Un saludo cariñoso
desde estas Sierras
donde he pasado fríos
del Polo. El martes
por tren nocturno salgo
para esa.
lo afirma
 
&&&&&&&
 
El papel secante me recuerda
el del estudio cuando Teodoro no me lo cambia.
.
La tarjeta entrecierra los postigos de la fantasía, para no mostrar a orillas del Chicam Toltina, a los changuitos de raídas alpargatas vendiendo peperina y pastelitos o alquilando sus burros adormilados.
 
La idealizada mirada del fotógrafo, también le dio la espalda a mucamas y cocineras, a mozos y jardineros, a los virtuosos albañiles que coronaron de laureles y cartelas los pequeños palacios de aquellos privilegiados que escribían una historia de bucólicos placeres en la Alta Gracia del siglo pasado.
.

Comments (4)

uff ese paisaje, tan distinto, tan cercano!
El placer que algunos tuvieron y tienen que pagar, nosotros por suerte lo tenemos al alcance de una mano, o de una caminata lánguida o de un paseo en colectivo agiornado!

Nélida: Este rincón del arroyo ha cambiado mucho, tanto que de El Cañito, solo quedó el nombre.

te dejo besos con remitente, amigo, cuanta ausencia, como extraño las estranboticas charlas mañaneras de ocasion... le dejo un abrazo!!!!!

Gaby: Yo también las extraño!