ANFIBIO

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 9/13/2008 12:00:00 a. m.

8

No sabremos si algún príncipe se cansó de esperar el beso que lo rescatara de su hechizo, o si la mirada amada lo convirtió en piedra antes de mudar su destino de batracio.
 
De algo podemos estar seguros, el olvido lo ocultó entre los tuscales de Altaria porque el asombro se fue con los trenes que nunca más regresaron…
 
 

.Srta Isabel Schuster
Morrisón
F.C.C.A.
.Querida Tía:
.
Recibí el telegrama del 19 muchas gracias, lamento tener que comunicarle que paso por esa, con el tren de la noche, así que no nos podremos ver, salgo de aquí el domingo 12.
Sin más les envío un saludo desde Alta (G)r(ac)ia
el 10-4-36.
.Jorge.
.
EL SAPO
.
El que agranda el verano
entre sí mismo y él, pierde
lo que no tuvo. Un paisaje nuevo
le muestra otros exilios.
El día que pasa, la
sazón del monstruo mundial,
le pone la soga al cuello.
Él insiste en su irrealidad
con un sapo en la mano.
.
Juan Gelman
De Vale la Pena
.

Comments (8)

que bello que es este blog no me canso de decirlo.!!!!!!!!!! UN beso

María Gabriela: Muchas gracias, me sonrojaré como si estuviéramos en 1920!

En una noche cálida de luna llena una carrera de sapos se organizó en la villa serrana.
El objetivo de la carrera era alcanzar lo más alto de una cuesta.
Muchos entusiastas se reunieron para verla y no pararon de animar a los atletas.
Hubo algunos que no creyeron que un sapo de esta villa pudiera alcanzar la cima de aquellas piedras, por eso se escuchó sonar algún coro diciendo: “¡Que pena! Ningún sapo lo conseguirá...”
Y algunos sapitos comenzaron a desistir. Pero había uno que persistía y persistía subiendo en busca de la piedra más alta, y eso que la multitud comenzaba a decir: “¡Que pena! Ningún sapo lo conseguirá...”
Y más sapitos dándose por vencidos se quedaron a la deriva, salvo aquel otro que seguía y seguía, cada vez con más y más fuerza.

Al promediar la competición todos desistieron, menos aquel sapito constante, que finalmente llegó a la cima con todo su esfuerzo.
Una hermosa sapita desde lejos le preguntó el secreto para llegar tan bien a la meta. Pero el ganador -como indiferente- no le contestó nada. Más tarde, al momento de los premios descubrieron que el campeón era sordo.

¿MORALEJA?
¿Será que en Alta Gracia los hipoacúsicos la pasan de maravillas?
¿O acaso no es verdad, campeón,
que a cualquier sordo sapazo
le contruyen su panteón?

Esperando tu respuesta.
Maru.

Maru: Andá a saber... uno a veces se siente sapo de otro pozo y eso que el tajamar es una fábrica de batracios.

(Tomás de Iriarte puede descansar en paz, ya tiene quien siga escribiendo fábulas).

precioso poema, y preciosa metáfora... Y esa Piedra, sigue en pie?¿

Homo-Sapiensis: La piedra del Sapo sigue en pie y le da nombre a un barrio despoblado de Alta Gracia que tiene una bellísima vista a las sierras. Lamentablemente permanece oculta por la maleza y pocos recuerdan que alguna vez fue una atracción turística.

La gente va perdiendo el asombro por estas pequeñas maravillas naturales pues cada vez demanda estímulos más complejos o extravagantes para ser impresionada de modo superficial y transitorio.

Pues fijate que al ver la fotografía Walterio, me hiso recordar inmediatamente a la roca de la Sibilia, en el santuario de Delfos, Grecia, que fúe donde segun la leyenda se hiso la primera predicción de una pitonisa en ese santuario, buscaré entre las fotos que hice para enviartela a ver que me dices de ese parecido que le encuentro. Recibe un abrazote amigo

Homo Sapiensis: Pues... que vale la pena la comparación! tengo otras postales de la piedra para armar un nuevo post.