IDILIOS

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 9/09/2012 12:00:00 a. m.

6

Del otro lado del arroyo y del tiempo, podemos visitar una casa que por muchos años alimentó las fantasías de los niños, con un ángel yacente idéntico a otro que se encuentra en el cementerio.
 
La imaginación infantil, tan dispuesta a atar los cabos sueltos del horror, daba por hecho que aquel sepulcro más allá del Crucero, se encontraba vacío y que la casa escondía algún misterio mortuorio. Hoy sabemos que no era esa, la naturaleza del secreto sino otra, la valiosa obra legada por el escultor Gabriel Dubois.
 

Aun así la pequeña casa deparaba otras sorpresas y entre los objetos personales recuperados surgió un manojo de papeles amarillentos que conservaban una historia de amor, de una época en que los besos se daban por escrito y con la complicidad de un cartero.
 
 

Alta Gracia 18 Marzo 1946
Querida Susana
                             Recordar nuestros besos
los momentos de ternura que vivimos, en
esos días que pasastes en casa. Días
que me parecen fueron tan cortos. Podría
acaso olvidar que tus labios y mis
labios se juntaron una y muchas veces...
¡siempre pocas, cuando se besa con placer...!
El haberte tenido en mis brazos, mejilla
a mejilla oyendo canciones francesas
que tan hondo nos llegan al alma;
crees que podría olvidar esos instantes?
Al regresar del pueblo a casa, mi
mano busca tu mano y mis ojos creen
verte a mi lado, cuando bien sé que
estás muy lejos, pero pienso que , quizás
vos también me recuerdas un poco y
eso me hace feliz.
Tendré la dicha de volver a verte?
De acariciar tus cabellos y entre bromas y
risa, besar una y otra vez tu boca? Y
luego en silencio gozar del placer grande
de estar juntos?
 
 
Lanús, 4-7-1946
Tití:
       Cuando estuve en Alta Gracia en una
conversación que mantuve con Jeanne y que
giraba alrededor de fechas y aniversarios, me
dijo ella que tu cumplías años el 8 de julio
y al recordarlo hoy no he querido dejar pasar
este día sin escribirte para saludarte muy
especialmente y si no fuera justamente el 8
que recibieras esta carta, quiero que sepas que
ese día te recordaré como nunca y en un
brindis secreto te desearé ¡Feliz cumpleaños!
Pensaré estoy segura, en los ratos amables
que pasé contigo y sentiré estar tan lejos y no
poder revivir algunos de ellos. Pero te invito a que
me acompañes en el recuerdo... ¿Puedo esperarte?
¿Está bien a las 12 hs 1’? No dejes de
venir que te lo pido de corazón ¿Vendrás?
¿Si?
¡Hasta el 8! No lo olvides que te lo pide
Susana

Emilio (Tití), hijo del escultor y Susana, mantuvieron por años una deliciosa correspondencia llena de referencias históricas y culturales que el tercer fin de semana septembrino, coincidiendo con el aniversario del Museo de Arte Latinoamericano Gabriel Dubois, invitaremos a descubrir a quienes crucen el arroyo para encontrarse con las palabras y emociones de un pasado que volverá a iluminarse de pasión.

Comments (6)

¡Qué magnífica expresión de un tiempo ya pasado! Me apena pensar que las cartas de amor son una especie casi extinguida.

Es imposible no relacionarlo con "Boquitas Pintadas" de Puig. Las cartas tienen en ese libro un importante protagonismo.

Iba a comentar lo mismo que Alejandro, lo bueno es que aquí se salvaron del fuego para hacernos viajar a una época de galantería y romanticismo.

Mariana: Es cierto, se salvaron del fuego.

Cada vez hay menos romanticismo... antes cuando las historias de amor terminaban cada uno regresaba las cartas al otro atadas con una cinta del color correspondiente, rosa si eran escritas por una mujer y celeste si las escribía un hombre.

Analía: Si te contara que hay gente que hace lo mismo con los mails...