OPROBIO

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 9/11/2018 12:00:00 a. m.

0

El otro altariano, recuperó la postal desechada por el Licenciado Adriano Pezzoni y se retiró de la casona de granito rosa tan furtivamente como había llegado. La noche fría reposó un largo rato en su pecho mientras caminaba por el Bv. Carlos Pellegrini con rumbo al arroyo, pensó que su desazón se infiltraría como un mal sueño en su yo del presente, que de seguir con vida andaría por los 70 años. La paradoja lo angustió y se percibió muy solo al comprender que la elección del coleccionista había sido su primer fracaso como mentor.

Se detuvo frente al chalet Los Espinillos de Manuel de Falla y tomó asiento en el banco de piedra contiguo al portón de entrada, removió todas las fotos y postales que tenía en sus bolsillos y aprovechando el alumbrado público se concentró en una del Primer Paredón:


¿Quiénes habrían sido todas esas personas? ¿Quién se interesaría en sus olvidadas existencias? En ese momento, sólo a él, y de contar con las coordenadas temporales podría desplazarse hasta el instante justo en que la escena fuera obturada pero… ¿Para qué? La historia se encarga de los grandes relatos y la vida cotidiana es apenas una curiosidad para algunos investigadores. Tras el incidente en el estudio de Pezzoni, hasta comenzaba a dudar del compromiso que había asumido con el primer altariano.

- Revisa el retiro.

La voz de su instructor aconsejándole desde el pasado, le recordó que carecía de un protocolo para remontar el equívoco. Volteó la tarjeta y halló un manuscrito en inglés:

  

"Señora
M. Chaudet
Observatorio
Córdoba

Dear Mrs. Chaudet

Just
a few lines hoping
You are both in good
health.
And also to let
you know that we
have returned today.
Hoping to have the
pleasure of seeing
you very soon.
Kind regards
Yours truly A.R.”

“Querida Señora Chaudet, Sólo algunas líneas esperando que ambos estén con buena salud. Y también para hacerles saber que nosotros hemos regresado hoy. Esperando tener el placer de verlos a ustedes pronto. Saludos cordiales, atentamente A.R.”

Apenas unos renglones de formalidad anunciando el regreso, la invitación de cortesía y los saludos necesarios para reafirmar la amistad entre familias conocidas, un idioma ajeno cifrando el mensaje ante lecturas inoportunas. Nada más.

- Revisa el retiro.

Se imaginó con la espalda tatuada por instrucciones que no podía leer mientras era rodeado por Preceptores del Superestado Global incapaces de contener las carcajadas.

Se imaginó escribiendo el reverso de su propio destino como una postal para cambiar el rumbo de una pequeña historia dentro de la Gran Historia.



Comments (0)