LETANÍA

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 12/14/2018 12:00:00 a. m.

0

El tagaciano se sabe protagonista de una paradoja histórica: debe recuperar el cronoviatorem del otro altariano ya veterano, para que su versión joven pueda renunciar al mandato de su predecesor.

Repasa la carpeta buscando las imágenes de los portales menos conocidos y encuentra el rumbo para llegar al menhir del río Anisacate:


La postal fue circulada cuatro años después que la hija del altariano mentor se desbarrancara del Peñón de la Amistad:


Alta Gracia 16-I-1922

Srtas
Nicolasa y M. Luisa Firpo.
Buenos Aires

Desde estos pintorescos
parajes y recordándolos
siempre les envío afectuosos
saludos.
María Luisa Pasquale

Mis expresiones a Faustino y
demás hermanos.
S/C Chalet. Lix. Fe.
Alta Gracia

Las iniciales de María Pasquale y el nombre del chalet (MPLIXFE) encriptan el código de acceso a las coordenadas del sitio, del que posee una fotografía actualizada para poder identificarlo entre los sauces y cortaderas que lo ocultan desde hace décadas.


No le resulta difícil hallar el paraje a escasos metros del cauce, pero cuando se dispone a cavar al pie de las rocas, un rayo azulado lo ciega y paraliza. El Preceptor lo encara:

- Esto sí que es una sorpresa, esperaba cazar a un altariano.

El haz luminoso languidece y el tagaciano recupera el habla y su movilidad.

- Lo dudo…

- Nada de esto tiene sentido.

- Tampoco lo tuvo cuando interfirió en la vida de aquella joven altariana. Carecía de autoridad para neutralizarla.

- Eso no es cierto...

El Preceptor bajó su dispositivo de control y se dejó caer sobre la hierba. El tagaciano no comprendió semejante demostración de debilidad.

- Nunca tuve esa intención porque la amaba, fue un horrible giro del destino.

- Eso es imposible…

- Si no me cree, rescate su cronoviatorem y váyase, estoy cansado de habitar épocas que no me pertenecen.

El tagaciano se apresuró a desenterrar el dispositivo de traslación temporal y huyó hacia el monte cercano, dejando al Preceptor arrodillado, con la vista fija y perdida en la superficie áspera del menhir.

Comments (0)