MOMENTO

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 10/21/2011 12:00:00 a. m.

2

Recuerdo que a los cinco años, en una ronda del jardín de infantes, el sol de la tarde me deslumbró y mi frente fue a dar contra aquellas baldosas de grava que cubrían la huella donde décadas pasadas se escalonaba el pedestal que sostenía el busto de Don Manuel.
 
Desde entonces... volví a tropezar varias veces y más recientemente por culpa de las piezas de pórfido mal colocadas. 

 
Cruzando las diagonales de la Plaza Solares, viendo a las agujas del Reloj Público trazar sus círculos, la vida también se encargó de atravesarme con un sendero empedrado de porfías.

Comments (2)

Tropezar en la plaza, hoy es mucho más facil que antes.

Alejandro: Sí hay que tener mucho cuidado por donde se da el paso...