LINAJES

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 10/13/2008 11:00:00 p. m.

12

Y entonces…
El Reloj Público comenzó a contar los pasos que da el tiempo, sobre los muros de piedra.
 
 
La estancia cumplía 350 años, hubo un concurso con un jurado que contó entre sus integrantes al Arquitecto Juan Kronfuss y que declaró desierto al primer premio.
Pero se construyó el segundo, proyectado por los Arquitectos Nereo T. Cima y Nélida Azpilicueta tras modificar algunos detalles y ajustarse al presupuesto de $ 30.000.
 
La memoria descriptiva de los autores exponía:
 
“En la composición arquitectónica del Monumento han sido escalonadas desde la base hasta la cúspide, las distintas épocas de la vida de América Latina, reflejando a los principales propulsores de nuestra civilización”.
 
“Siendo así, se ha dotado al monumento de una base formada de piedras toscas y adornos simbólicos, reflejando al Indio por su sobriedad. Sobre el dado granítico de carácter indio, nacen formas coloniales que identifican esta época, por medio de sus arcos, balcones y revestimientos rústicos. Las sencillas y claras formas arquitectónicas de la época de la Colonia, han sido flanqueadas en sus cuatro esquinas por las figuras de:
 
EL INDIO, en su forma natural y salvaje.
EL CONQUISTADOR, en su papel de colaborador eficaz, durante la primera época de nuestra historia.
EL MISIONERO, en su función de civilizador y propagador de la fe cristiana.
EL GAUCHO, criollo que con su inteligencia y sentimientos nobles, forjó la grandeza de la Patria.”
 
A pesar de un olvido injusto, cada busto, ejecutado en piedra por el escultor Troyano Troiani fue colocado a 13 metros de su base, mientras que en el coronamiento de la torre se instaló el reloj eléctrico de 4 esferas con campana de bronce adquirido por colecta popular, contribución Municipal y del Gobierno Provincial.
 
.Foto cedida por el Profesor y Escritor Raúl A. Ontivero.
 
Martes 14 de Octubre de 2008
 
El Reloj Público ya no es la inmaculada torre que reflejara su blancura en las aguas del Tajamar, sin embargo sigue siendo el contrapunto vertical perfecto para la horizontal aspereza del casco jesuita.
 
Por estos días, nuevos proyectos pretenden recuperar, recomponer y restaurar los significados de nuestro corazón urbano ante el desconcierto de los vecinos que no entienden, que no admiten, que desconfían porque poco se sabe.
Mientras, a sus espaldas, las opiniones y decisiones de aquellos funcionarios que no alcanzan a sustentarse ni por el honor de un currículum profesional, ni por la inteligencia y sensibilidad que otorgan la experiencia, pretenden legitimarse con la autoridad que les da un cargo que no merecen...
 
Hace 70 años un concurso público enriquecía el paisaje urbano de Altaria con un nuevo símbolo, un antecedente saludable para que la integración peatonal del Centro Histórico sea producto del mejor de los proyectos posibles y no un mamarracho trazado en los anónimos tableros de una repartición municipal.”
 
.Crónicas de un altariano..

Comments (12)

Me enteré a traves de una de las secretarias municipales que le nombran algo así como "Proyecto Bicentenario". Así le dicen ella, pero en realidad es: PROYECTO DE UNIFICACIÓN ESPACIAL Y
PUESTA EN VALOR DEL CONJUNTO JESUÍTICO DE ALTA GRACIA, como si en realidad al conjunto le hiciera falta más enfasis para estar unido en el espacio (ya sabemos, no todos tienen los mismos caramelos, jajajaja)
El proyecto, según lo que se puede leer consiste poner en relevancia al Conjunto Jesuítico, elemento identitario de la comunidad de Alta Gracia: Iglesia, Obraje, Residencia (hoy Museo de la Estancia), Tajamar, Molinos??? (¿cuáles?, si el único que se conoce por el cartel está bajo un tinglado durmiendo el sueño de los justos), Ranchería (¿cual? ¿acaso no desapareció o será que el proyecto es a futuro y entonces se adelantan en el tiempo con éste?) mediante la unificación de sus espacios, a través de la apertura de zonas peatonalizadas que potencien los valores patrimoniales.
En fin, no se si las peatonales pueden ser la tabla de salvación para tanto proyecto.
Me parecer que a las ideas le faltan volar menos, y sopesarlas más con la realidad. Como si un teórico delineara esto.

Hay muchas aristas para analizar en esta intervención y creo que apenas hay una propuesta señalada por palabras: unificación, valorización, peatonalización sin tener en cuenta lo que cada una implica. Todo ha sido realizado de manera precipitada como el presunto rescate del cementerio jesuítico sobre el que tampoco se sabe como proceder (la integración a un proyecto mayor no alcanza con la solo mención del sitio en una lista de posibles espacios a intervenir). Si a esto se le agrega la nueva arremetida del Banco Nación que pretende seducir con un programa más completo para su nueva sede y por el cual el Concejo Deliberante tendrá que permitir una excepción a la flamante normativa vigente, el panorama no puede resultar más caótico.

Son tantos los dimes y diretes que uno no sabe que creer o pensar. Por lo pronto, como bien lo sabés, la calle lateral que sigue siendo levantada y tapada, y vuelta a levantar, ahora está quieta, nada se sabe, y pregunto ¿quien sabe?...
Los miro trabajar y dejar de trabajar y todo sigue igual, sólo que más silenciosa la calle que enmudecida ante los hechos, no se puede hacer escuchar.

¿Decías que sería como si un teórico lo hubiera diseñado?
¿Acaso no fue en realidad confeccionado por una decoradora de interiores, una maestra jardinera y -la mirada estética- de un dibujante de mapas?

Nélida: El clima de confusión generado por una gestión poco explícita, es lo peor que le puede pasar a un proyecto que propone transformaciones importantes en el centro histórico de la ciudad. Insitintivamente provocará más rechazos que adhesiones.

Anónimo: Circula un documento con una redacción técnica bastante precaria y un par de esquemas que no llegan ni a ser una zonificación basada en un relevamiento y su posterior diagnóstico. Cuesta creer que esto haya sido realizado por profesionales especializados en temas urbanos y patrimoniales, más bien parece la presentación de una planificación propia del ámbito educativo.
Sin embargo... dicen que es lo que el Gobernador evaluó para destinar una partida presupuestaria, así que cualquier resultado improlijo será directamente proporcional al interés que como símbolo político pretenda asignársele a esta intervención en el marco del Bicentenario.

En vez de buscar oquedades y acusar oficios, me parece que sería más solvente e interesante preguntarnos a esta altura, qué significa llegar y asumir un aniversario nacional doblemente centenario en esta ciudad.

Si los hechos vividos entre esas dos conmemoraciones caben en el plan de una mera peatonalización, creo que quedaría -urbanística y culturalmente- referenciándose a una gran pobreza espiritual en esta ciudad, como si la epopeya urbana estuviera en un 100% apegada a la existencia material, y consentida sólo en el espacio inmediato a su corazón.

A continuación, pongo a consideración sobretodo un primer período de los centenarios, pues mis pocos conocimientos y las fuentes bibliográficas me impiden uno más elaborado. Me parece que esto hace falta ultimamente para saber quién es hoy Alta Gracia, y gracias a qué caminos logró lo que es. Por supuesto estará abierto a quien pudiera disentir, aportar, concluir o refutar ésta y una siguiente parte, la correspondiente a 1910-2010, cuestión que agradeceré para la elaboración de mayores conclusiones. Nos puede servir para continuar un diálogo más nutritivo.

1810-1910: Se inicia el período tan luego con la muerte del Virrey interino, D. Santiago Liniers y Bremont, y la consecuente subasta de sus propiedades. A una familia hecha trizas debería agradecérsele pues un vacante potencial donde emerge esta ciudad. Ya que seguidamente, D. José Manuel Solares -el patriarca- asume el protagonismo de la estancia, desde 1820 a 1868, en el marco de un convulsionado territorio nacional. Tras su compromiso de donar "...a beneficio de los pobres de notoria honradez" una fracción de su heredad, derívase el nacimiento de una villa, aunque de otro nombre, la "... de las Mercedes". Su lamentada desaparición depara un sinnumeros de conflictos: juicios, fallos y apelaciones por parte de sus descendientes, que confunden y enturbian el panorama local por muchos años más. Esta sería otra familia a quien se debiera agradecer pues paralelamente a estas idas y vueltas se reafirma un cordón umbilical -la gran conexión- con el escenario nacional: desde 1891 el tendido de las vías férreas llega a Alta Gracia, y a pesar de tomar el rumbo de las canteras, éste no es su único objeto.
La constitución y el delineamiento del propio territorio municipal fue recién impulsada para 1900. Los inmigrantes seguramente formaron parte del progreso y de la mano de obra de la nueva vecindad. El famoso y ultra ponderado "sillón de Lepri" iniciaría sus argumentos al relacionar la recaudación y distribución de sueldos, la iluminación y el ordenamiento urbano, el registro de los ciudadanos, la puesta del cementerio, el agua corriente y el aseo en general, con la vida de la gente. Fue lo usual durante los comienzos, aunque con un encantador respaldo: desde 1908 el Sierras Hotel y su entorno de chalets era el mejor escenario de la gran sociedad, que movilizaba aún más la economía de la ciudad.

A lo largo de esta primera parte en la historia centenaria, se ve claramente cómo convergen al mismo tiempo lo local con lo nacional. Una y otra vez vemos el bastón de la dependencia cómo ha cambiado de nombre y posición. Una subordinación siempre resuelta para los recursos emanados del exterior. Pero sobretodo, una villa que pareciera ligada a las arbitrariedades de algún clan. ¿habrá un sesgo, un detalle, un algo, casualmente repitido?

Qué dice, Walterio.
Perdone la ausencia. He pasado volando por la Docta un par de días, de viaje por Sudamérica a velocidad luz. La próxima le aviso y nos tomamos un café. (Este comentario es sólo para avisar que ha regresado el irredento. Nos vemos aquí --y en El Gemelo.)
Saludos.

Maru: Las celebraciones siempre son una excusa política para la inauguración simbólica, ojalá lo fueran para desarrollar con tiempo y prudencia, proyectos de trascendencia basados en la identidad local, pero para ello se requiere un mínimo de conocimiento y responsabilidad.

Hola Diego! se te extrañaba por acá. Como habrás leído estoy preocupado por la dirección que está tomando un proyecto de intervención en el Centro Histórico de Alta Gracia que se está desarrollado en un clima de misterio y poco convincente profesionalismo.

Escribime al mail y dame un par de detalles extra. Quizás pueda ayudar a darte una mano adicional con alguien que conozco (muchísimo) y aprecio (muchísimo más).

Diego: Pues... haré el intento!