TRÍGONO

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 6/09/2008 12:00:00 a. m.

6

Hoy camino por veredas de baldosas rotas entre las que alguna brizna de hierba procura reconquistar la tierra perdida. Los mechinales de la morada jesuita continúan anidando palomas especializadas en bombardear las mesas plásticas de un bar contiguo que aguardan la rutina del café y el hastío futbolero. Carteles por aquí y por allá mienten, desmienten y maquillan la historia convertida en un recuerdo de resina, un llavero o un tapiz bordado en el altiplano mientras un pequeño ofrece pastelitos y peperina que nadie se digna a comprar.
.

 

Enero 9 1924
Desde Alta (G)r(ac)ia tengo el gusto de saludarlas en mi nombre y en el de Ramón.
María Elena Cospan
.
-Pero…
¡Qué alegría da recibir esta tarjeta! María Elena debe estar muy contenta con el aire de las sierras que hace tanto bien para el cuerpo y el espíritu. Ojalá pronto pudiéramos subirnos al tren, olvidarnos un poco del trajín capitalino y desayunar contemplando el paisaje, muero por los pastelitos de hojaldre almibarado que venden los changuitos en canastas de mimbre arropadas por inmaculados repasadores de lienzo. Espero que María Elena no olvide comprarle a los yuyeros de la plaza, el atadito de peperina que le encargué para los mates de la tarde…
.

Comments (6)

Atención! Secretario, anote lo que voy a ordenar de ahora en más para esta ciudad: una cuadrilla de asfalto... para que la gente pase sin sobresaltos, sin mirar a los costados, que se vayan rápido a la casa. Un grupo de jóvenes con tijeras de podar, para que se olviden definiticamente de la naturaleza, y las sombras que no son necesarias. Una bobcat, para que emparejen la vereda del museo y lo pavimenten luego con la piedra del lugar. Así los que se animen a caminar por aquí, no miran el horizonte, y disfrutan de los filos y la rugosidad de nuestra atención. Eso sí: traer más servicios públicos para que se mantengan vivos más cables aéreos.. y un cartelito con muchas bombitas de colores con el nombre de la ciudad y el año, por si no lo recordara la ciudadanía... quedará espectacular. Y Finalmente, traigan una cuadrilla para la demolición para sacar ese vetusto molino (no puede quedar ninguna apelacion al pasado) y algunos colectivos, para que nos faciliten el ruido que tanto hace falta para sentirnos en una 'verdadera' ciudad.
Firma: el intendente futurista.

ahh! altario que rico pastelitos almibarados, de esos, de aquellos, con unos buenos mates con peperina a esta hora,tan fria!!!

Las edificaciones me hicieron acordar a las casas de adobe que hay en Tilcara y Purmamarca (el molino no), sitios que deberías conocer en el norte argentino, si es que no los conocés ya.
Un abrazo.

ESE ES MI PASADO... ALLI JUNTO LAS SEMILLAS DEL TIEMPO QUE GUARDO DEBAJO DE MIS PIES HERMOS BESOS Y ABRAZOS GUILLERMO

Hola Guillermo, muy bonitas tus palabras... "juntar semillas", la pucha chico ¿por dónde se empieza?
¿Se siente la cuesta?

Maru: Quedaba mejor el molino antes que esa torrecita mezquina de ladrillo visto con veleta que construyeron para La Posada.

Nélida: Todavía recuerdo los que comía a la siesta en mi infancia de Barrio Poluyán, tenían infinitas capas crujientes por las que se filtraban olas de almibar todas espolvoreadas con grana multicolor y un corazón rojo de dulce de membrillo.

Nene: Aún no tengo el honor de conocer el norte, es una deuda que me pesa porque su paisaje contiene todos los matices que me conmueven.

Guillermo: Qué bueno que apareciste por acá, ya tendremos una cita con el barroco y los haikus, es más en este blog se está escribiendo uno de manera oculta, veremos quién lo encuentra (recién se está formando la primera palabra).

Maru: En serio ¿por dónde empezar a juntar las semillas del tiempo? de algún modo los vestigios de lo que pasó, son esos núcleos germinales que algunos pretendemos que broten para recuperar la grandeza de lo modesto.