LOTERÍA

Posted by Walterio | Posted in , , , , | Posted on 7/30/2008 12:00:00 a. m.

15

El azar pone una Caras y Caretas entre mis manos:
 
 
Agosto 1914 - Agosto 1915
Un año de guerra - Balance General
.
Y en sus páginas centrales puedo leer:
.
Desde Italia
.
…Es muy poco lo que se ve en una batalla moderna, todo se distingue vagamente; todos los detalles se esfuman. No quiero ilusionar a los lectores haciéndoles creer que yo haya presenciado todo lo que escribo. Truenos y humo son las cosas que siento y veo; y la invisible línea del combate se me aparece lentamente en la inmovilidad solemne del paisaje, desde un campanario a otro y de una cumbre a otra cumbre. Pero las noticias llegan de todas partes: “Nuestro batallón cargó a la bayoneta”. “Nos encontramos ahora en la segunda línea”. “La tal posición ha sido conquistada ya”.”Hemos tomado muchos prisioneros”. “Todo marcha bien, ¡viva la patria!”. El corresponsal que se encuentra en la zona de combate, puede cumplir su misión, porque las anécdotas brotan espontáneas de la boca de los soldados. En cambio, el corresponsal gráfico que se desvive por obtener fotografías de cuadros heroicos o interesantes episodios, lucha con dificultades insalvables: el manejo de la máquina fotográfica, en estos instantes bélicos, es tan peligroso como el manejo de una bomba de dinamita. Y aunque el objetivo se apunte contra las cosas más inocentes, córrese el peligro de ser arrestado. Los alemanes inundaron el mundo con las fotografías de los campos de batalla porque habían organizado un gran servicio fotográfico: en Italia, donde existe una sección de especialistas fotógrafos muy apreciados por sus habilidades, la prensa está escasa de ilustraciones.”
Rafael Simboll Roma,
Julio 26 de 1915
.
Cierro la revista y desde la contratapa, una vez más Altaria se entrelaza con la historia del mundo.
El Azar propone otros juegos sobre el paño verde de la frivolidad, lejos de los disparos y el sabor de la sangre.
.
¿Realmente lejos?
.
.ALTA GRACIA
Para salud y placer
Sierras Hotel – Club
Dotado del más refinado confort moderno
.
Temperatura ideal. Clima recomendado
por todas las eminencias médicas
Canchas de “Golf”, “Tennis” y otros sports.
.
A una noche de Buenos Aires
.
Boletos de combinación , viaje de tren, ida y vuelta, con cama
y 8 días de estadía en el hotel, $ 120
Para informes: F.C.C. Argentino, Bme. Mitre num. 299,
Expreso Villalonga y Gerente del Sierras-Hotel.
.
CASINO
con los mismos recreos del Monte Carlo
Autorizado por ley de la Província de Córdoba.
Abierto todo el año.
_____________________________________________________

REGALO DE CARAS Y CARETAS
1/10.000 participación al billete de la Lotería de Beneficiencia Nacional
Número 13581
Sorteo del 17 de agosto 1915
Cuyo primer premio es $100.000 m/n
Léanse las condiciones al dorso
.
 


Sra Amelia Peylombel de Leone
Larrea 1042
Buenos Aires
Afectuoso saludo de Maruca
.
- Ay pobre Maruca, si supiera que Augusto se pegó un tiro por culpa de esa ruleta!
.
(Nota: El primer casino argentino fue clausurado el 26 de julio de 1916).
.

Comments (15)

No me digas que los regalos de la Caras y caretas no eran fabulosos!!!
Yo conservo una (del año 39 creo)en la que sorteaban...un auto como primer premio!
Ah, los viejos buenos tiempos de tirar manteca al techo, de abundancia dilapidada...¿en ruletas?
Un abrazo.

Increíble, la crónica que haces, daría para una buena película, como se cruzan las historias, y no creo que por el azar ni la suerte, es un placer leerte, aún si conocer el lugar ni tan siquiera haber estado allí, uno se transporta en el tiempo. Te felicito por esa capacidad. Un abrazo amigo

R-E-S-T-A-U-R-A
E-L
T-I-E-M-P-O
U-N-
S-I-L....? será silencio?

Qué seguirá?

Nene: Claro que lo eran! Esta Caras y Caretas que conseguí también está llena de curiosidades publicitarias: productos y servicios que hoy nos resultan ridículos, regalos inverosímiles, notas insólitas.
Y... por acá hubo muchas fortunas que se desvanecieron en el casino, los árboles del Sierras Hotel deben haber ostentado más ahorcados que adornos de navidad.

Homo-Sapiensis: Esta ciudad cordobesa es pequeña pero carga con infinidad de historias que reclaman un guionista y un buen director de cine. ¡Siempre es un gusto contar con tu lectura!

Anónimo: Puede ser silencio, silencioso, silbido, silabario... (Nadie me pregunta qué pasará cuando se complete el Haiku).

Ahh walterio que manera tan buena de traladarse que nos das con estos post!!
Te cuento que en la biblio, por si te interesa hay dos o tres caras y caretas.
Besos

Walterio, el Senku --así se completa la frase del Anónimo.

Paso cuando ande con tiempo para ver en detalle qué hay. Recibí el mail de Lotería.

Lua existe.

Nélida Debo una incursión por esos anaqueles, seguramente encontraré algun tesorito para estas historias.

Diego: Lamento decirte que SENKU no es la palabra, porque hasta ahora se ha formado "SIL", te cuento que con las letras iniciales del título de cada post se irá componiendo un haiku.

Tomate todo el tiempo, a menos que quieras pasar al Gran Comedor del Sierras a saborear una copa de vino.
¿Cómo es Lua? pensar que cuando escribí ese poema (hará unos 7 años) fue en estado de trance, las sílabas comenzaron a ensamblarse de modo arbitrario y el resultado es el que conociste ¡Es maravilloso que Lua exista!

Alta Gracia, 25 de julio de 1916

Estimada Señora Maruca Peylombel,

Respondiendo a sus atentas de fechas precedentes, cumplo en informarle que el lamentable deceso del distinguido Sr. Augusto Obdurián de Aramburuzabala, a la sazón, su amado esposo, nos tiene aun consternados.

Los peritos médicos de la Policía de la Provincia de Córdoba han llegado a la conclusión de que vuestro marido falleció como consecuencia de un espasmo cardíaco, producido en momentos en que disputaba una ronda de ruleta en nuestro Casino y Sala de Juegos del Sierras Hotel Club.

Más allá de lo trágico de la situación, me veo también en la obligación de comunicarle que el finiquito de la vida de su cónyuge también ha sido generador de sinnúmero de dificultades para esta casa del placer y el ocio saludables.

La Policía de la Provincia ha determinado que el Sr. Augusto mantuvo en los dos meses que permaneció en Alta Gracia una doble vida que bien podría aceptar los calificativos de disipada y antisocial.

Concretamente, se ha sabido que conducía una gavilla de bandidos locales, a quienes nuestro comisario ha denominado, sin más, “malandras”. El último hecho delictivo en que tales indecentes personas se desempeñaron fue el robo a uno de los pasajeros de este hotel, Mr. Colin H., ciudadano británico.

La banda liderada por el Sr. Augusto asaltó a nuestro distinguido huésped cuando éste regresaba de la Oficina de Sellos y Correos. La beodez de Mr. Colin no fue óbice para el ensañamiento y el insulto. Su marido y secuaces robaron la billetera del caballero de las islas y le patearon el trasero vivando al Partido Laborista. La injusticia fue en grado sumo, dado que Mr. Colin H., hasta donde hemos podido averiguar, no poseía filación política alguna. Irónicamente, en la última elección en las islas, había votado al laborismo.

Desconocíamos las inclinaciones disociadoras de su marido, mi señora, como también su desinterés por toda norma social.

Esa misma noche, sin embargo, asistimos a un desenlace trágico. Nuestro huésped, Mr. Colin H., falleció en la cama de su habitación presa de la agitación provocada por el hecho delictivo. Su familia de Dundee ya fue notificada por carta.

A la misma hora, designio de Dios, su propio esposo, el Sr. Augusto Obdurián de Aramburuzabala, entregaba su vida a los cielos o, en la peor de las circunstancias, a las oscuridades del averno. Por mano divina u oscura, quiso la providencia que el Sr. Augusto falleciera, también, de un infarto.

Ruégole, mi señora, que de aquí en más dirija sus cartas al Sr. Alonso, administrador del fideicomiso de este Casino y Sala de Juegos y futuro liquidador de la entidad, que hará cierre efectivo de sus puertas desde el día de mañana.

Quizá sea conveniente que, antes de despedirme, la informe de las circunstancias de mi pedido. La muerte de su marido, el Sr. Augusto, y de Mr. Colin H., han sido un serio problema para la continuidad de nuestra institución.

La familia de Mr. Colin H. ha demandado al Sierras Hotel Club y su Casino y Sala de Juegos y la Justicia ha fallado ordenando el pago de una cifra millonaria equivalente a la mitad de la disponibilidad de efectivo de nuestra empresa.

La otra mitad la hemos perdido a manos de su esposo, que resultó ganancioso en la ruleta. Su fallecimiento, por supuesto, se debió a la felicidad que obtuvo por, como cita nuestra jerga, hacer saltar la banca. Cruel ironía, hHabía utilizado para su lucro personal el dinero robado a Mr. Colin H.

Desde mañana, nuestra sociedad liquidada está en condiciones de abonarle la totalidad del premio, apenas se clausuren definitivamente las puertas del Casino y Sala de Juegos del Sierras Hotel Club.

Si de algo es de utilidad, fue Negro, el 13.

Suyo,

Roberto Sánchez Ortúzar
Administrador

ME ENCATÓ....
VALIO LA PENA SALTAR LA BANCA. ESE SÍ QUE LA "HIZO LINDA" EN LA VIDA, Y AL MORIR LLEGÓ AL CIELO (CIELO DE LOS CHOROS PERO, CIELO AL FIN)
YO TAMBIEN TENGO AL 13 COMO NUMERO DE SUERTE!!!

Diego: Te has convertido en un huésped de honor del legendario Sierras de Alta(G)r(ac)ia.
Debes anoticiarte que esto generará adicción, muy buena la apuesta de enlazar los breves textos de las últimas postales para componer una historia policial digna de aquella época y a propósito del experimento, te cuento que con un amigo que ahora está en España fantaseábamos con escribir una novela apócrifa de Agatha Christie contextualizada en el Hotel, como a la señora le encantaban los lugares exóticos y los aventureros ingleses andaban dando vueltas por el mundo, la idea nos cerraba aunque... munca pasó más allá del juego.

Anónimo: Comparto tu entusiasmo por el texto de Diego. Ha sido muy generoso al ofrecernos su talento literario en un lugar que no es su casa y eso me conmueve.
Si el 13 es tu número, este comentario te traerá suerte!

Walterio, nada que agradecer. Todo se resume a que a) los disparadores son buenos (tu mérito); b) me divierte, c) tengo algún tiempo; d) este es el blog para hacerlo, o eso parece.

Ser editor es, en cierto modo, ejercer alguna clase de parasitosis. Ves textos donde hay otros textos. Y en mi caso, además, siempre veo un único texto infinito, borgeano, alephiano. Nunca elaboré demasiada teoría al respecto, de todos modos. Tendré que hacerlo en algún momento.

Por otro lado, este blog me provoca cierta evocación de pueblo chico bien planteada. (Nací y me crié en uno más breve que AG). Y cierta travesura de pueblo chico, como meterse en el placard y sacar ese arcón que tu abuelo revisaba (él y sólo él) y volvía a guardar bajo llave, subrepticiamente. ¿Qué había ahí? ¿Qué tragaba esa garganta?

En las letras de las postales y los papeles viejos o encontrados hay siempre más historias de las que las palabras dicen. Hermenéutica pura. Capaz que lo mío no es más que decir nada. Haber encontrado una llave, de miles.

Pendientes:
Lua: No sólo es un bello nombre (Luna en portugués y otros varios significados en otras lenguas) sino que es la hermana de mi mujer. (La palabra "cuñada" me gusta poco, apenas para la ficción).

Senku: Tan ortiba no soy, che. Ví que no iba Senku. Pero el juego del haiku me hizo pensar en eso. Una pavada, como casi siempre.

Me fuí.

Diego: Es curioso comprobar cómo todo encuentra un sentido en el tiempo y aquello que en algún momento nos resultaba inconexo halla el espacio oportuno para acoplarse en equilibrio.
La última conferencia que Borges ofreció en la provincia de Córdoba fue en Alta Gracia (1985) en el maravilloso Cine Teatro Monumental que hoy se encuentra cerrado y abandonado, quizás por ahí dejó escondido el aleph, quizás por eso hoy estemos cometiendo estas travesuras con el arcón del abuelo.